Apuntes para la elaboración de propuestas

sobre el sistema financiero ante la situación del país

 

Objetivo

 

No se trata de una elaboración teórica de objetivos académicos, que no puede considerarse como decimos comúnmente “dentro de un tubo de ensayo”, sino, por el contrario, imprescindiblemente urgido por la situación del país y su gente; dónde su carácter programático debe insertarse en la agenda “de fondo” tanto a nivel político como social, hacia la conformación de un “Frente Social en defensa de la Banca Nacional”, lo que nos ubica frente a la defensa de un rol fundamental para los bancos oficiales, la potenciación de la Banca Cooperativa, e incluso del Nuevo Banco Comercial.

Los objetivos son en cuanto a:

Ø   La reactivación económica

Ø   Reconstruir la rentabilidad de los distintos sectores productivos

Ø   Recuperar la reinserción de los productos uruguayos en los mercados regionales e internacionales

Ø   La generación de empleo

Las medidas que atiendan a los aspectos centrales como:

Ø   El crédito y la morosidad

Ø   La dolarización

Ø   El endeudamiento de la sociedad

Ø   Los grandes temas del Estado:

Ø      Las políticas monetaria y cambiaria

Ø      La política tributaria

Ø      El financiamiento interno y externo.

Antecedentes

En el 2002 señalábamos que el país se debe a sí mismo un debate serio sobre la reforma del estado, dónde los trabajadores debíamos asumir la iniciativa ubicando la responsabilidad de los sectores de la coalición, evitando caer en corporativismos y aportando nuestra visión sobre la reforma del Estado, para fortalecer el patrimonio nacional, como motor de la reactiviación económica, al servicio del país real. Teniendo presente que sanear las cuentas públicas no implica solamente reducir el gasto, sino mejorar la distribución del mismo y modificar las fuentes de ingreso. Debemos convencer a la sociedad que la eficiencia del Estado se mide en términos económicos, de contribución al desarrollo productivo y de retorno social.

En todo este proceso el país ha acrecentado su deuda externa, a la vez que ha concretado una reprogramación de su pago, y la sociedad toda, debe reivindicar que parte de esos recursos ( los ahorrados a partir del “canje”) se apliquen para atender a los sectores sociales en emergencia y para reactivar la economía.

 

El señalamiento de que si no se estabiliza el sistema financiero y se recupera la confianza de los depositantes, se cortará rápidamente la capacidad de financiamiento para los sectores restantes de la economía y ello sucederá en el peor momento, ha quedado demostrado como se verá más adelante. En esta etapa crítica resulta imperioso tomar medidas en materia de plazos y tasas que atiendan la incapacidad de pago de los actores de la producción y el consumo. Las mismas (medidas) atienden a cinco aspectos principales:

·        Medidas urgentes para estabilizar los depósitos del sistema y recuperar en parte la confianza del mercado, incluyendo la implementación del seguro de depósitos.

·        Profundización de las medidas de supervisión del sistema financiero, a fin de responder seriamente a la realidad imperante y de desarrollar la capacidad de prevención.

·        Estabilización de los bancos oficiales para que cumplan su rol orientador del mercado y de diseño de políticas de promoción productiva.

·        Medidas tendientes a reformular el endeudamiento de los sectores de la producción y el consumo, con nuevas condiciones en materia de plazos y tasas.

·        Discutir seriamente las relaciones laborales dentro del sistema financiero y, en particular. dar solución inmediata a la realidad de la Caja Bancaria.

 

El 20 de junio de 2002, se produce la liberación total del precio del dólar, en julio se decreta el feriado bancario, el 5 de agosto se levanta el mismo, con 5 instituciones con sus actividades suspendidas, y la banca pública con sus depósitos reprogramados. A más de un año transcurrido, siguen vigentes en la agenda del país las medidas y los objetivos planteados. El impacto que para el país todo significaba la liquidación de las cuatro principales instituciones financieras funcionando en el ámbito privado, tanto en la destrucción de más de 1.500 millones de dólares de ahorros, como en los servicios financieros en el conjunto del país (para el interior del país, estas instituciones representaban casi el 70% de los mismos), y las más de 30.000 empresas cuyo financiamiento estaba vinculado con estas empresas; algunos de sectores tan importantes como las mutualistas de la salud privada; y que esto involucraba a miles de puestos de trabajo.

 

La lentitud del proceso que llevó finalmente a que en Diciembre del 2002 se aprobara la Ley 17.613 lamentablemente mostró el acierto de dichos planteos, la desocupación creció 5 puntos, la caída de un importante número de empresas, ausencia de financiamiento en moneda nacional, y un importante proceso de desintermediación bancaria en el financiamiento del sector productivo primordialmente. Se procede a la modificación de la carta orgánica del Banco Hipotecario del Uruguay, bajo los criterios sugeridos por los organismos financieros internacionales, cuestionando la vigencia de su rol, y sin atender los impactos sobre la industria de la construcción (empresas y empleo) en la reestructura iniciada. La actitud política de las autoridades del Banco Central del Uruguay en todo este período lamentablemente no ha estado a la altura de la grave crisis vivida, y de la coyuntura de reformulación que vive el sistema financiero en su conjunto.

Las Cooperativas de Ahorro y Crédito  luego de la Crisis de la Tablita cubrieron la demanda de servicios bancarios de los sectores de la producción, servicios y consumo que los “grandes Bancos” despreciaron en el conjunto del país. El importante desarrollo alcanzado se sustenta en parte por el valor agregado de la participación de los usuarios en los Comités de Créditos, y la fuerte vinculación a las realidades locales en todo el país.

Las cooperativas no siguieron los patrones del resto de las instituciones de intermediación financiera en la reciente crisis. Ello es observable en la fidelidad de sus ahorristas  que mantuvieron casi en la totalidad sus depósitos ( la corrida alcanzó al 20 % frente al 56% que tuvieron los bancos extranjeros) y su explicación se encuentra en la estructura social de los ahorristas y el compromiso hacia al sistema cooperativo que es visto como diferente del banco tradicional.

También podemos distinguir la solución de la Cooperativa CAYCU, suspendida el 4 de agosto que fue absorbida por COFAC y donde los depositantes tienen asegurado el 100% del cobro de sus ahorros en una reprogramación similar al NBC. No se puede decir que la crisis no las golpeó (aumento de morosidad) pero es auspicioso el proceso de reconversión y reajuste donde aparecen nuevas propuestas (la incubadora de empresas, los microcréditos, etc.)

 

El crédito bancario en los ‘90

Está analizado que hubo un aumento del crédito total de 10% del PBI: este crecimiento se da en un contexto de sustitución de la participación de mercado de la banca oficial por el sector privado. Simultáneamente las colocaciones a residentes se dolarizan.

Del estudio de las tasas de interés equivalentes en dólares, se deduce que el mercado de créditos en pesos, se ha mantenido como más caro que el de dólares a lo largo de los 90´s, llevando consigo el peso de un riesgo cambiario. Si se analizan los mercados por sector de actividad, se observa que los mercados con tasa superiores son los que corresponden a los de crédito agropecuario y consumo. Esto rige tanto para la moneda nacional como para la moneda extranjera, mientras que la industria, con gran incidencia del BROU, es el mercado que muestra tasas mas bajas.

No todas las empresas tienden a disputarse con la misma agresividad ciertos mercados teniendo en cuenta el nivel de sus tasas, para encontrar sentido a la opción hecha por las instituciones financieras en la década, se debe pensar en términos de una “rentabilidad neta”, es decir la rentabilidad determinada por el nivel relativo de las tasas descontando el riesgo por sector suponiendo que todas las instituciones tienen la  misma percepción riesgo-retorno. Se puede concluir que los sectores de Consumo, Comercio y Servicios, son los de mayor “rentabilidad neta” mientras que lo contrario sucede con los sectores Agropecuario e Industrial.”

En cuanto a la competencia en el mercado, es observable un típico caso de aumento de poder de mercado en el mercado crédito al consumo. Si bien la desconcentración en él, ha aumentado mucho, aparece como sugestivo el avance del crédito bancario sobre las formas de crédito no bancario a través de la compra de las carteras de las principales administradoras de crédito nacionales y la emisión de sus plásticos.

Al menos en general esto se ha mantenido en los primeros dos años del nuevo milenio.

 

 

 

 

En el período 2000/2002, se da un fuerte crecimiento de la dolarización de los activos en el BROU y COFAC-CACDU (más de 10 puntos porcentuales), mientras que los bancos privados mantienen la alta dolarización que tenían.

¿Qué se proponía desde los organismos financieros internacionales?

A modo de ejemplo desde el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se planteaba el apoyo para un entorno para la inversión privada y mejora de la competitividad” en cuanto a la dirección del sistema financiero:

Para facilitar el desarrollo de los mercados financieros de mediano y largo plazo para posibilitar la inversión de las empresas privadas en todas las actividades productivas, la propuesta era mediante:

(i)                  mecanismos de redescuentos del BCU para créditos de mediano y largo plazo;

(ii)                el fomento del mercado de capitales y el desarrollo de nuevos productos financieros;

(iii)               apoyo al BCU en operatorias que involucran descalce de plazos entre depósitos a corto plazo y préstamos a mediano y largo plazo;

(iv)              asistencia para adecuar la supervisión bancaria a los nuevos estándares de Basilea; y

(v)                reorganizar el área de créditos del Banco Hipotecario del Uruguay e instrumentar la titularización de la cartera hipotecaria.

Este tipo de propuesta es teórica porque apunta a recrear un mercado financiero para grandes capitales nacionales al estilo estadounidense o europeo, desconociendo la génesis de esas realidades y las propias de un país pequeño del Sur de América que no vale la pena ponerse a analizar dadas las asimetrías a simple vista.

Bases para el análisis de la coyuntura

Tener presente los principales acontecimientos nacionales, regionales e internacionales sería necesario para el análisis y la proyección de la coyuntura. Respecto a la situación internacional en 2003, solo se tomarán los fenómenos asociados a los movimientos de capitales y al tipo de cambio en Argentina y  Brasil.

Se debe tener en cuenta que se está en un período bastante complejo en materia de movimiento de capitales. Las entradas de capitales de los últimos períodos se pueden a catalogar de corto plazo o de naturaleza especulativa. Cuando los países enfrentan perspectivas de apreciación del tipo de cambio como ocurre en la región, es evidente que los capitales de muy corto plazo van a tratar de entrar en la economía y aprovechar las altas tasas de interés domésticas. En este mundo tan globalizado, las conductas de los agentes financieros son sofisticadas,  por ejemplo los inversores institucionales necesitan mostrar rentabilidad rápidamente, y aprovechan las posibilidades de inversión en el corto plazo. Esto puede ser muy peligroso. Está pasando en Argentina donde los depósitos a plazo fijo, las Letras de Tesorería e incluso la propia Bolsa presentan rendimientos muy atractivos, dadas las expectativas de apreciación de la moneda a corto plazo.

En cuanto a Argentina, el tipo de cambio estaría retornando a un nivel de equilibrio, luego de un período de "overshooting". Argentina es un país que va a tener escasas entradas de capitales para inversión directa por unos cuantos años, por lo que no se verificarán presiones hacia la apreciación de la moneda, como ocurrió en los 90. El crecimiento se deberá basar en las exportaciones, por lo que será necesario un tipo de cambio real competitivo, una cuenta corriente superavitaria. Por otra parte, el pago de intereses de la deuda, una vez que se haga la reestructuración de la misma, va a ser una fuente de demanda de divisas que va a tirar para arriba el tipo de cambio real.


En cuanto a Brasil, parece que hay una “luna de miel” entre los mercados financieros y la Administración Lula. ¿La confianza de los mercados podrá ser sostenida en el tiempo?. El gobierno de Lula tomó medidas importantes, que van en el buen camino de los mercados. Brasil mantiene una fragilidad muy grande por el elevado nivel y por los vencimientos muy concentrados de su deuda pública. Las escasas posibilidades de reactivación en el corto plazo son debido a la necesidad de mantener tasas de interés muy elevadas para luchar contra la inflación. Es difícil asegurar que los capitales continúen entrando a Brasil si la economía se mantiene estancada o presenta un escaso dinamismo.

 


La Crisis del 2002

 

El diagnóstico de la crisis es probablemente de que se trató de la más severa, por lo menos, desde la década del 30 hubo.

·        Los shocks externos  y por último, el contagio de la crisis argentina

·        Los factores estructurales que abrieron la posibilidad de una crisis financiera.

 

1.              Análisis de los shocks externos

 

Parece importante desde el punto de vista de la política económica aunque es indiscutible que Uruguay sufrió shocks externos muy fuertes:

·          la devaluación brasileña de  1999

·          los errores en la política sanitaria que llevaron a la reaparición de la aftosa del 2000 y

·          en 2001, el shock externo de Argentina que se hizo patente en 2002.

Pero parece que gobierno (en su sentido amplio) subestimó la duración de los shocks. Primero se confió en una rápida recuperación de la competitividad con Brasil, a través de una supuesta inflación esperada en dicho país. También en 2001 se confió en una recuperación de la economía argentina cuando oficializado el quiebre de la convertibilidad, la política cambiaria uruguaya no respondió a tiempo. A la hora de especular, probablemente no se hizo por el temor a hacer una devaluación mayor en un contexto de un sistema bancario dolarizado Cuando hay shocks externos adversos es razonable no devaluar cuando el sistema está dolarizado; había que pensar en alguna solución a la dolarización de fondo. Las medidas de ajuste fiscal iniciales que se adoptaron en febrero fueron insuficientes porque estos shocks externos encontraron al Uruguay con un nivel de gasto público extremadamente alto que subió desde un 27% del año 1990 hasta 36% del PBI en 2001. Entonces, ya se está en el otro componente

 

2.      Los factores estructurales

Ese es un elemento central, porque nuestro sistema financiero era el “resguardo de los riesgos” en la región (Uruguay no tuvo la repercusión de la Crisis 1982, del Plan Bonex, 1989-1990, de la Argentina que tuvo la recesión del Tequila 1995, y ni a partir del 2000 con la convertibilidad  al borde de su caída, y los argentinos volvieron a venir; sin embargo, ya no ocurrió en 2002).

 

¿Por qué?

1.      ésta es una recesión muy prolongada,

2.      el sistema financiero está dolarizado que lo hace vulnerable,

3.      había una elevada exposición del sistema bancario uruguayo al riesgo argentino,

4.      la inexistencia de un seguro explícito de depósitos

5.      una situación de alto déficit fiscal desde el año 1999

6.       caían las reservas internacionales, el Estado no tenía acceso al crédito y tenía un alto déficit (las dificultades fiscales jugaron un rol muy importante en la crisis bancaria. porque había dudas razonables sobre su capacidad de pago.

 

El anuncio de que el Estado respaldaría todos los depósitos del sistema bancario (una tradición en el Uruguay) no resultaba creíble, por lo menos para una parte importante de los agentes. Estos  seguramente anticipaban que el Estado no podría atender las dificultades de liquidez en moneda extranjera que tenían algunas instituciones (Galicia) y que probablemente tampoco podría cubrir lo que  eran muy previsibles problemas de solvencia en algunos bancos, en la primera mitad del 2002. Las expectativas que había en el primer semestre de 2002, eran de un fuerte aumento del tipo de cambio real. Entonces ese primer semestre, los precios eran considerados fuera de equilibrio y había fuertes expectativas de devaluación. En un sistema de crédito dolarizado, ello significa problemas para recuperar las carteras de créditos y, sin un seguro explícito de los depósitos, esos problemas de solvencia, por lo menos en algunas instituciones nacionales, podría derivar en una contingencia para el Estado y éste no tenía acceso al crédito para hacerse cargo de ese problema (pérdida del Investment Grade).

Se deberían extraer algunas lecciones respecto a la administración de la crisis financiera. Una primer hipótesis para sistemas financieros vulnerables, sería la necesidad de contar con bancos sólidos, sin problemas de liquidez y con respaldo internacional real.  Otra, se refiere a la supervisión bancocentralista que debería ser mucho más estricta durante las crisis financieras, para evitar las maniobras fraudulentas que suelen aparecer en esos momentos y que los problemas de los bancos insolventes se deben resolver desde el principio de la crisis. El mantener bancos funcionando con patrimonio negativo puede tener efectos más negativos, profundizando la desconfianza de todos los depositantes en el sistema bancario.

La crisis financiera estalla en un marco general de crisis económica y social del país, y su emergente, la crisis de los pasivos, está directamente vinculada a la falta de confianza, y al problema estructural de sus activos. Los hitos relevantes son la corrida sobre el Banco Galicia que no puede hacer frente al retiro de los depósitos, por lo que fueron suspendidas sus actividades; la generalización de la corrida sobre el sistema bancario alcanzando a la banca estatal por primera vez en la historia agravada por las estafas perpetradas por los dueños en el Banco Comercial y Montevideo-Caja Obrera.

El 20 de junio de 2002, se produce la liberalización total del precio del dólar. Por demás fue una medida muy discutible porque la demanda de dinero en el Uruguay apenas alcanzaba a unos 500 millones de dólares y había reservas por un importe mayor; no hubo una corrida hacia el dólar, si la hubo del sistema bancario. La política monetaria ha entrado en un camino errático donde el anuncio de setiembre de 2002 del Presidente del BCU sobre que el tipo de cambio sería $33.- por dólar al 31/12 02 resulta una gaffe que nadie quiere acordarse.. Haciendo un ejercicio matemático si se hubiese ampliado la banda en un punto, el valor actual del dólar sería el de mercado. Lo que si es verificable que se arrojó gasolina al fuego avivando la  corrida sobre los bancos.

Fines de julio se decreta el feriado bancario, y el 5 de agosto se levanta el mismo, con 5 instituciones con sus actividades suspendidas, y la banca pública con sus depósitos reprogramados.

Desde AEBU se generaron todos los espacios de discusión posibles, convocando a la organización de los ahorristas y presentamos un proyecto para la Conformación de una Comisión Nacional para la Reconversión del Sistema Financiero en el Parlamento Nacional. Se propuso – ante la ausencia total de alternativas al desastre – la conformación de un Banco Nacional Privado, que rescatara lo mejor de la estructura de las 4 Instituciones Bancarias suspendidas, a la vez que los ahorros, y los servicios financieros para sus usuarios; al mismo tiempo que planteaba la forma de dar tratamiento a la cartera con dificultades. Insistimos en la necesidad que dichas entidades fueran autorizadas a realizar tareas de <<banca transaccional>> a fin de evitar el deterioro de sus carteras. Participamos activamente de la Comisión Consultiva creada en el ámbito del MEF, dónde desarrollamos estas propuestas, generamos mecanismos para la cobertura social al desempleo en el sector, y dónde insistimos en la necesidad de continuar con su funcionamiento para abordar la situación de la Banca Estatal.

 

3.      La Ley 17.613

 

A partir del análisis en dicha Comisión Consultiva, el Ministro de Economía y Finanzas remite al Parlamento Nacional esta ley, la que es aprobada por la unanimidad de los partidos políticos con representación.

El marco legal compuesto de 4  Secciones , se trata de un texto necesario para implementar un camino diferente al de la liquidación lisa y llana de las instituciones financieras suspendidas, tal cual se planteara inicialmente; a la vez que brinda algunos instrumentos fundamentales para  el funcionamiento futuro del Sistema Financiero.

Sección 1

·        El capítulo I establece el fortalecimiento de las normas de supervisión y contralor por parte del BCU, si bien sigue faltando alcanzar una verdadera supervisión consolidada global.

·        Los Capítulos II y III establecen nuevas normas de liquidación de instituciones financieras, así como normas específicas para las instituciones suspendidas hasta ese momento.

·        El Capítulo IV establece las herramientas legales en lo que finalmente se conformó en el NBC, así como autorizaciones específicas para lo que en ese momento se afirmaba constituiría la reapertura del BDC, posteriormente frustrada.

·        El Capítulo V contiene disposiciones generales.

Sección 2

El Capítulo I establece la creación de la Superintendencia de Protección del Ahorro Bancario.

Sección 3

Se conforma el Seguro de Desempleo Bancario.

Sección 4

Se establecen disposiciones transitorias.

 

PBI, Deuda Externa, Inflación y Devaluación

El Ajuste Fiscal del 2002 apostó a que la inflación es necesaria para bajar el déficit fiscal; se le critica que el ajuste fue ineficiente porque fue parejo. La calidad de los ajustes fiscales puede tener consecuencias muy importantes hacia el futuro, especialmente en materia de crecimiento económico. ¿Era posible diseñar un ajuste fiscal más eficiente, en el sentido de disminuir los costos sociales y minimizar los efectos recesivos sobre el nivel de actividad?.  El gobierno optó por un ajuste generalizado sobre todas las partidas a través de una mayor inflación Se castigó fuertemente a la inversión pública que se ubicó en niveles muy bajos,  que ni siquiera alcanzarían para reponer el capital.

Efectivamente fue ineficiente porque se tuvo que usar la inflación para hacerlo. Para cumplir la meta fiscal de este año es necesario una contribución significativa de las empresas públicas y que la inflación sea más o menos como la proyectada por el gobierno, por lo cual allí podría haber alguna tensión en el resultado fiscal.

 

·           Este año la actividad económica va a empezar a crecer aunque probablemente el PBI va a mostrar una caída medida  porque hay un efecto de arrastre. Es decir, el PBI hipotéticamente, promedio de 2003 sería casi 3% más bajo que el del año anterior.

·           Es probable que la inflación sea algo más baja que la del año pasado. La  inflación está siendo impulsada por los precios de los transables (export-import) ya que la economía debía procesar un cambio de precios relativos y esto todavía está ocurriendo, pero también por los precios de las tarifas públicas.

·           Es probable que la devaluación supere en forma moderada a la inflación.

 

En el contexto actual ello genera alguna incertidumbre sobre qué magnitud puede tener la diferencia entre inflación y devaluación. En cuanto a las proyecciones de la inflación, está muy difícil hacerlas El Banco Central tiene una meta monetaria (las proyecciones de inflación en función de la evolución de los agregados monetarios son históricamente insatisfactorias en nuestro país) con un stock de Letras muy grande y altas tasas de interés. Además, no se sabe cuál va a ser la política de tarifas, que es un elemento clave en el comportamiento de la inflación.

Dos elementos claves. Uno es el nivel de reservas y la rapidez de lograrlo, y el otro el nivel de apoyo del FMI. No alcanza con decir cuál sería el superávit primario que estabiliza la relación Deuda/PBI. Hay que analizar la posibilidad de que el superávit primario se concrete y se mantenga; habría que preguntarse si los ajustes necesarios para asegurar la sostenibilidad de la deuda son política y socialmente viables, partiendo de una situación muy complicada luego de  cinco años de recesión donde los salarios públicos y las jubilaciones caerán en el 2003, y la inversión pública se encuentra en niveles extremadamente bajos. 

La coyuntura

 

Los números del PIB

 

Estos estarían marcando el “aterrizaje” del nivel de actividad, luego de las bajas en el 2º semestre de 2002.  Entre 1999-2002, la economía uruguaya atravesó  la recesión más profunda de su historia.  El PIB en el primer trimestre de 2003 se ubicaba un 23% por debajo del nivel del tercer trimestre e 1998 que fue pico previo al inicio de la recesión.

El PIB del 1º  trimestre de 2003 registró un  descenso de 9,1% respecto a igual período del año anterior (variación interanual).  De acuerdo con el criterio de desestacionalización oficial, el nivel de actividad creció 0,5% con respecto al último trimestre de 2002.

Concepto

Caída interanual 1º Trimestre 2002-2003

demanda interna

13,2 %

exportaciones

6,3 %

importaciones

17,0 %

oferta agregada

11,3 %

 

La fuerte caída interanual del PIB se explica por la disminución de la demanda doméstica, la que no pudo ser compensada por la mejora registrada en las exportaciones netas para muestra los consumos básicos de:

El gasto de consumo final del gobierno bajó 5,9% con respecto al trimestre enero-marzo 2002, y el del sector privado cayó 16,7% para completar una caída del gasto de consumo final de 15%.

 

El INE a través de la Encuesta Continua de Hogares, informa que el ingreso medio real de los hogares uruguayos del trimestre móvil Marzo-Mayo del 2002 al 2003 cayó un 20,5% (de 15.768 a 12.542 en pesos de hoy), ratificando lo anterior.

En términos técnicos se requieren dos trimestres consecutivos de crecimiento desestacionalizado para poder afirmar que un ciclo recesivo ha finalizado.

 

Los Bancos adecuan sus negocios

 

La readecuación de l a estrategia de las empresas financieras sigue el patrón de los años ’90, dónde la reacción de cada una de las instituciones está determinada en función del grado de interés en el mercado local de cada uno de ellas, que incluso está definido en el marco de una estrategia global de los bancos internacionales para la región.

 

Los efectos de la crisis financiera del año pasado según los representantes de la banca localizada en el país, la obligan a achicarse y a redefinir sus áreas de negocios.  Las siguientes cifras muestran los primeros embates registrados.

 

INSTITUCIONES

 

 

 

Diciembre 2001

Junio 2003

Bancos oficiales

2

2

Bancos privados

20

17

Cooperativas

6

5

Casas Financieras

7

7

IFE´s

12

8

Total

47

39

Cotizantes     a    la     Caja

Bancaria

 

 

         15.929

   14.100

 

En términos porcentuales una caída del 17% en número de empresas financieras y del 11,5% de aportantes a la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias agravando su situación económica y financiera. En otro sentido el tamaño del mercado no lo justifica la existencia de BEVSA, donde han quedado los bancos y en la Bolsa de Valores de Montevideo donde están los corredores tradicionales: habría que buscar mecanismos para que todos actúen en una misma bolsa y mejorar el mercado financiero general.

A nivel de instituciones internacionales por ejemplo el Citibank y BBVA reperfilan su estrategia  para el  país; pusieron en marcha planes de retiros incentivados para sus empleados y decidieron reducir significativamente su red de sucursales también el espectro de las actividades.

Concepto

BBVA

Citibank

Sucursales en Montevideo

4

2

Sucursales en el Interior

4

1

Empleados

49

93*

* en los últimos 6 meses

 

Con respecto a los incentivos de Acac y Sudameris, se cuenta con unos 250 bancarios menos.  En cuanto al espectro de las actividades, el Citibank se dispone a reducir significativamente el servicio Citigold que atiende a grandes inversores.  Las opciones son trasladar el servicio a Puerto Rico como sucedió con la filial argentina (atendiendo a los clientes por teléfono o por correo electrónico) o instalar una pequeña dependencia en zona franca.  En el marco de la  readecuación de sus negocios trasladaría a Buenos Aires el procesamiento de datos de su tarjeta Diners Club.

A la hora de definir prioridades en materia de estrategia bancaria, las entidades financieras consultadas por  El Observador (cuando se les solicitó que priorizaran 2 áreas sobre 7 posibles que cubren la totalidad del negocio bancario tradicional ) muestran una preferencia del 83% por atender la banca corporativa y comercio exterior.

Desde agosto 2002 y hasta el fin de mayo de 2003, las colocaciones en toda la banca aumentaron US$ 409 millones, y esa tendencia continua.  Sin embargo, la mayor parte de los nuevos depósitos que están captando las instituciones financieras son a la vista. Es sin dudas una de las enseñanzas de la crisis: las cuentas corrientes y las cajas de ahorro son “intocables”, por lo que actualmente el ahorro se dirige hacia ellas.


El desafío es cómo recuperar la confianza para atraer los más de U$S 4.000 millones que se encuentran en bancos del exterior, y los casi U$S 2.000 millones que están en nuestro país. Es indudable que la implementación del Seguro de Depósitos Bancarios, y un rediseño de la <<red de seguridad>> constituyen objetivos centrales para resolver este tema en esta etapa.

 


Si la diferencia central en la estrategia de las empresas financieras, entre los 80´s y los 90´s, fue el énfasis hacia la banca a personas en detrimento de la banca corporativa, se puede plantear la interrogante en cuanto al mantenimiento de la misma, en esta etapa post-crisis: al menos para la banca extranjera. En 2001, el grupo Santander cerró su administradora de fondos de inversión, en 2003 cerró la empresa emisora de tarjetas Plata Card e Inter., y el 6 de junio de 2003 compró de la mitad de las acciones de Afinidad AFAP que eran del Banco Comercial en liquidación.   Lo que parece una contradicción no lo es porque el grupo busca focalizarse en aquellos negocios que tienen una rentabilidad adecuada a su juicio.  Banco Santander tuvo fuertes pérdidas en los primeros cuatro meses que representaron casi la mitad del resultado negativo conjunto de los bancos privados en ese período y mostró ratios de liquidez y solvencia peores al promedio.  El banco prefirió  tener el criterio más prudente y conservador, al adelantar la contabilización de las pérdidas lo más posible. Por eso habría balances con fuertes pérdidas en los primeros meses y fuertes ganancias en los últimos meses.  En esa estrategia se realiza la capitalización del banco por parte del grupo; fue por más de US$ 60 millones este año.  Según representantes del banco las explicaciones están en la realidad que el mercado se redujo.  A partir de noviembre hubo un crecimiento de los depósitos en todos los meses y actualmente están en niveles similares a los que tenía el banco en marzo de 2002, cuando golpea la crisis bancaria a esta institución.  El crédito también tuvo una transformación: en particular, se trabaja en la recuperación de esa cartera préstamos inmobiliarios que golpeó muy fuerte al banco.  El banco y el sistema bancario en general, están adaptando su estructura, y el personal que antes daba los créditos ahora está en la recuperación de préstamos,  en algunos casos mediante   refinanciaciones de la deuda.

Una mención aparte merece el Nuevo Banco Comercial (NBC) “es el banco de menor costo del sistema privado, que ha empezado a ganar depósitos”,pues “tiene US$ 70 millones de depósitos nuevos en 19.000 cuentas”.   Este también planteó una estrategia novedosa en la sociedad uruguaya “surge que todos estamos haciendo la experiencia de cómo funciona un banco que es privado, competitivo, que tiene el desafío de abrirse camino en defensa de la producción nacional y de los ahorristas”.. .”al ser el Estado responsable” es necesario definir “como buscamos las mejores herramientas para –no lo que es la gestión bancaria, que tiene una sólida supervisión del Banco Central – encontrar mecanismos que nos permitan trabajar en el tema, para el seguimiento de este tipo de cosas”.

A nivel parlamentario se ha “...propuesto  en la comisión hacer un trabajo conjunto”… “quedó planteado, comenzar a trabajar para en la brevedad tener alguna propuesta que permita un seguimiento de la situación del  NBC y de otras empresas que funcionan en el ámbito privado con capital estatal, para que tengan los mecanismos de control que hoy se discute si están previstos en la Constitución” y se  aclara que “tenemos mecanismos claros de gestión bancaria, que son buenos y se han reforzado”,los cuales “han demostrado en la minicrisis de enero(pasado), que realmente el banco que abre es porque cumple con todo”.

 

Nadie escapó a la enorme restricción crediticia que imperó en el segundo semestre del año 2002.  Por ejemplo, los bancos privados cerraron las líneas de crédito a la construcción antes de junio del pasado año.  Es comprensible que las instituciones financieras, que sufrieron un shock difícil, se hayan preocupado por mantenerse líquidas y recompensar sus activos antes que otorgar nuevos préstamos.  Sin embargo, se esperaba que fueran un poco más receptivas para aceptar solicitudes de crédito  a partir de 2003.  Las casas matrices de los bancos internacionales ordenaron a sus filiales en Uruguay realizar la mayor recuperación posible de activos (créditos)  para contara con mayores niveles de liquidez que le permitieran afrontar posibles retiros masivos de acreedores (ahorristas).  La que luego se llamó banca gestionada desapareció del mercado como oferente de crédito y los bancos estatales también sufrieron el retiro masivo de depósitos, que llevó a la reprogramación de los mismos.

A pesar del aumento de los depósitos registrado este año, los bancos privados mantienen restringida la concesión de nuevos préstamos.  La concentración de depósitos a la vista y plazo cortos complica para otorgar de nuevas líneas de crédito.  La reducción del saldo de créditos al sector no financiero se debió básicamente a dos razones:

En el primer cuatrimestre del 2003, el descenso fue de US$ 164 millones de los montos de préstamos llegando a un total  US$ 1.587 millones a fines de abril pasado en la banca

Mes

Reducción en millones de dólares (*)

Enero

56

Febrero

36

Marzo

40

Abril

33

(*) los datos no incluyen al Nuevo Banco Comercial, porque no proporcionó información.

 

Todos los bancos privados redujeron los préstamos en enero-abril, con excepción de Surinvest, que aumentó su saldo de créditos en casi US$ 4 millones.

Las mayores caídas corresponden a los siguientes bancos

Institución (Reducción  de préstamos)

1º Cuatrimestre 2003 Millones de US$

1 - Sudameris

31

2 - BankBoston

25

3 - Citibank

22

 

Cuando se pasa  al análisis por sector de actividad, el resumen sería que otorgamiento de préstamos bancarios es prácticamente nulo para la construcción privada y el comercio minorista de alimentos debido a las mayores exigencias en la toma de decisión sobre a dónde se dirige el escaso crédito disponible.

 

Sector Comercio

La falta de crédito bancario y el marco de incertidumbre provocado por la falta de un ancla monetaria durante los meses siguientes a la devaluación de junio de 2002 convulsionaron  a todo el comercio:

La cadena comercial sufrió un efecto indirecto a través de sus propios proveedores, que al encontrarse sin acceso al crédito no tuvieron otra alternativa que plantear un acortamiento de los plazos de pago.  La política restrictiva ha sido fatal para muchos pequeños comerciantes, a quienes se había incentivado a endeudarse en dólares y trabajar con sobregiros que luego se cortaron drásticamente.  Si a eso le sumamos que el crédito de proveedores siguió el mismo camino, la repercusión ha sido muy negativa sobre nivel de actividad del sector.  Como las Pymes emplean mucha mano de obra, la restricción del crédito influyó ciertamente en el aumento de la desocupación en el sector ya que un gran número de comercios minoristas solamente ha mantenido en sus puestos a los miembros del núcleo familiar.

En lo que respecta a los rubros del PBI comercio, restaurantes y hoteles, la actividad cayó 20,9% con respecto al primer trimestre del año anterior.  Mientras que se registró una mayor actividad en el sector turístico  supuestamente por la devaluación de junio del 2002, en el comercio en general la actividad bajó con una caída de stocks de productos importados e inclusive nacionales.

Sector Construcción

Cuando sobrevino la crisis financiera, los promotores que estaban construyendo terminaron sus obras o las están terminando sin ayuda bancaria.  Los bancos han excluido de sus servicios la financiación al comprador final con créditos hipotecarios.  Lo más grave para algunos fue que instituciones de intermediación financiera tenían firmados contratos que se comprometían a financiar al comprador final una vez dadas las ocupaciones, actualmente están dificultando el proceso de la novación (la deuda pasa del promotor al consumidor final).

La construcción vio disminuida en un 22% su actividad en general, como consecuencia de una  disminución de obra pública y la falta de obras a nivel privado.  Las empresas que realizaban obras para el BHU a medida que finalizan los contratos encargados, no hay nuevos por lo cual el  sector caerá aún más en lo que resta del año.  Los puntos positivos para algunas empresa son las obras por concesión por el Ministerio de Transporte, dragado del puerto de Montevideo y las obras viales de la Intendencia de Montevideo.

 

Sector Industria

 La retracción del crédito originó una disminución de la actividad del sector industrial y, en general, de toda la economía.

En muchas ramas de actividad se cortó la cadena de pagos y todas las empresas experimentaron problemas de cobranza, especialmente las pequeñas y medianas industrias que venden al mercado interno y las exportadoras a la Argentina.

 

Las PYMES

De acuerdo a la Federación Uruguaya de Pequeñas y Medianas Empresas (FUPYMES), el impacto de la crisis del 2002 en las Pymes que surgen de información proporcionada por los afiliados pueden ser analizados en base a cinco indicadores:

·        Cierre de empresas

En el último año, se aprecia una desaparición de empresas mayor al 20%, se registró la mayor incidencia en el período Agosto 02 – Enero 03.

·        Aumento del Informalismo

Del 80% de las empresas existentes a Junio de 2002, más de un 20% se han visto obligadas a tener que dejar de estar formalmente inscriptas. El otro 20% estaría con grandes dificultades y con  posibilidades elevadas de pasarse al informalismo.

·        Caída de las ventas

En la mayoría de los rubros analizados se observa una caída importante en las ventas en términos nominales. Los márgenes de ganancia han caído y ha aumentado la competencia del informalismo. Por el aumento del desempleo, se ha contraído la demanda.

·        Pérdida de Empleo

Debido al ajuste de sus costos, han sido masivos los envíos al seguro de paro y los despidos; las empresas se mantienen con lo indispensable.

·        Aumento del Endeudamiento

Las Pymes tienen un endeudamiento en dólares muy elevado (80%). La conjunción de la devaluación con la caída en las ventas, les hace más difícil poder hacer frente a los compromisos financieros previos al 29/6/02; se agrega  la falta total de créditos impide que las empresas inviertan para salir del estancamiento en el que se encuentran.

 

Sector Comercio Exterior

El caso uruguayo, las condiciones de flexibilidad de las exportaciones no ha permitido una superación rápida de su descenso.  Las exportaciones siguen cayendo luego de la fuerte devaluación del peso uruguayo.  Lo que sí fue prácticamente instantáneo, fue el descenso de las importaciones.  La caída del valor de la moneda nacional afecta:

En consecuencia, la devaluación mejoró el saldo comercial de la balanza de pagos.  (En Argentina pasa los mismo).  Como que ocurre en nuestro país, el peso perdió  la mitad de su valor en términos de dólares en relación a diciembre 2001, las importaciones han bajado notablemente, alrededor del 30%, provocando ya en agosto en 2002  un superávit comercial mensual que contrasta notablemente con los déficits de años anteriores.

La lenta reacción de las exportaciones luego de una gran devaluación de la moneda de un país se puede explicar por diversos factores.  En Uruguay algunos de esos factores son

 

Tasa de crecimiento anual de la Formación Bruta de Capital Fijo en porcentaje(%)

1998

1999

2000

2001

2002

7.7

-8.1

-13.1

-9.5

-32.4

 

·      Uruguay se ha preparado solamente a medias para vender en la región:

Ø      La competitividad que le da al exportador uruguayo la devaluación de la moneda local no alcanza para recuperar ventas a destinos regionales.

Ø      Es muy difícil vender en la región con la caída de la demanda agregada de Brasil y de Argentina.

Ø      Las monedas de la región están debilitadas notoriamente y tienen los ajustes automáticos derivados del tipo de cambio flotante a los flujos de capitales que antes les permitió la sobrevaloración.

Luego de la devaluación tampoco se ha desatado una ola de aumentos salariales que pudieran mitigar el aumento significativo de la competitividad que se ha tenido por los precios de exportación.  No solamente es pensable para el corto plazo, sino también para el mediano.  La devaluación ya  ocurrida se mantendrá por mucho tiempo, y a pesar de aumentos salariales que puedan haber, se mantendrá un alto grado de competitividad, al menos con terceros países, (excepto con los no regionales como se verá luego).

 

Las tasas de interés

En moneda nacional, las tasas reales siguen siendo muy elevadas pese a la tendencia inflacionaria a la baja apreciable en los últimos meses.  Con una inflación proyectada de 19% -20% como fue acordado recientemente con la misión del FMI, las tasas reales siguen siendo muy altas, lo que conspira contra las posibilidades de tomar crédito y contra el nivel de actividad.

Las tasas en pesos, de los niveles de ciento y pico por ciento que estaban el año pasado, con un  contexto de alta incertidumbre de lo que podía pasar con la inflación y el tipo de cambio, se han reducido mucho en las licitaciones del Banco Central, hasta niveles de poco mas del 40 por ciento.  En el BCU, lo que se pretende, es generar un mercado de crédito en pesos, que seguramente reducirá en el futuro la fragilidad del sistema bancario como quedó evidente en el año  2002 y como podía ocurrir dados los altos grados de dolarización que tenía la economía .   Consecuencia de ello se espera seguir bajando la tasa en pesos a través de distintos instrumentos.

Algunos bancos privados han ofrecido préstamos en moneda nacional, pero las tasas están fuera del mercado ya que oscilan entre 70% y 80%.

No existe negocio alguno que de tasas de ganancia de tales niveles, con lo cual es imposible para cualquier empresa pensar en tomar créditos para poder desarrollar sus actividades; en consecuencia, no hay inversión.  Tampoco los consumidores, salvo un muy reducido núcleo de privilegiados, pueden pensar en asumir créditos que generalmente se consiguen a través de las tarjetas de crédito a estas tasas.  En última instancia, el crédito es inexistente con estas tasas de interés.  La ley de la oferta y la demanda no funciona en este caso y en realidad por más excusas que se den nada justifica que el costo del dinero  tenga estos precios.

Es natural que a la tasa de interés de un activo  sin riesgo se adicione  una prima para cubrir la eventualidad de pérdida por no pago del préstamo.  Es natural, asimismo, que cuanto mayor el riesgo de falencia, mayor la prima y mayor la tasa.  Pero parece difícil pretender recuperar los 1.500 millones de dólares que se supone que poseen los uruguayos “debajo de sus colchones” con un mercado financiero tal como está funcionando.

El negocio bancario básicamente consiste en lograr depósitos de corto plazo y prestar a un plazo un poco más largo.  A medida que los depósitos se renuevan, el sistema bancario reajusta sus tasas; en la medida que haya volatilidad del tipo de cambio, cada vez  las tasas son más altas como ocurrió en el  2002.  El único derecho que se protege es el de los bancos y los acreedores que nadie les niega el derecho de recuperar su patrimonio que utilizaron para otorgar préstamos, pero lo que sí se cuestiona son los niveles de ganancia que obtienen por su negocio, el único que rinde esos beneficios.

Por otra parte está ocurriendo que no se controla, ni impide a los prestamistas, que sin pagar impuestos,  lucrar con préstamos por los cuales ellos no se consideran que sean usurarios.

Según una encuesta realizada por la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) entre enero y febrero de 2003, el BROU, que concede más de la mitad del monto de créditos al sector industrial, ha establecido las siguientes tasas en dólares.

 

 

Categorías de empresas

Tasa de interés del BROU

Categoría I

Entre 9% y 12%

Categoría II

Entre 9,75% y 12,75%

Categoría III

Entre 11,75% y 14,75%

Categoría IV y V

Menos del 18%

 

Mientras  en Estados Unidos la tasa de interés cayó al 1,25% anual, mientras en el mundo bajan las tasas, en Uruguay continúan altas pese a los esfuerzos del BCU como muestra la  Tasa Call 1 día.

 

 


 

 

 


 


La necesidad de reducir la fragilidad del sistema bancario pasa por conformar un mercado de créditos en pesos: esto ha sido reconoció en el Parlamento el presidente del BCU, Julio De Brum. Al referirse al nivel de las tasas de interés que se cobran en el mercado, tanto en pesos como en dólares, De Brum se mostró confiado en lograr una baja, aunque reconoció que no se dará de un día para el otro.

Puede ser que tarde un poco en reflejarse en lo que tiene que ver con las tasas del sistema bancario porque debe esperarse el restablecimiento de la fluidez en los negocios habituales del sistema bancario.  La tasa de interés en dólares está empezando a estar en condiciones de bajar dada la significativa reducción y los niveles de riesgo país.

El nivel de tasas moneda extranjera, que ha estado muy condicionado por el riesgo país, depende básicamente de la calificación crediticia de cada empresa como indica la encuesta de la CIU.  Tal vez serían razonable los créditos en moneda extranjera con un piso de Libor más tres puntos, que equivale a una tasa de 4.5% anual.  Para los casos puntuales en que se presente algún proyecto muy bien armado de los créditos internacionales se adjudican con tasas relativamente accesibles de entre 9% y 12% en dólares.

 

Otro aspecto importante en cuanto al costo del dinero, tiene que ver con el funcionamiento oligopólico del sistema financiero uruguayo Estudios referidos al período 1991-1997, indican la existencia de comportamientos no competitivos en el mercado de préstamos en los bancos comerciales uruguayos. Este marco o ambiente económico está presente más allá del sector o momento de la economía.

Si bien en el mercado de los préstamos a empresas se observa que a partir de 1994, el poder monopólico en el mercado ha decrecido, en los préstamos al consumo ocurre lo contrario, lo que lleva a que el mismo aumente en el total de préstamos, lo que se explica por la relación entre el poder de mercado y la concentración del crédito.

La evolución de las tasas de interés refiere al menos a tres aspectos:

i)                    las elevadas tasas en el sector agropecuario se vinculan a la percepción del riesgo asociado a este sector de actividad, relacionado a sus posibilidades de “ablandar” su restricción presupuestal en el terreno político institucional y los elevados costos de la salida del mismo;

ii)                   el mercado de crédito al sector industrial parece reflejar un mayor grado de competencia, debido a la relación clientelística de las instituciones y al hecho de que los deudores en este sector pueden contar con fuente de financiamiento alternativas a costos razonables; y

iii)                 la segmentación y el mayor grado de asimetría informacional que caracteriza al mercado de crédito a las familias permite a los intermediarios gozar de una cierta capacidad de fijación de precios, haciéndolo análogo a un mercado de competencia oligopólica.

 

El precio del Dólar

La  devaluación del 20 de Junio del 2002, contrariamente a lo que se pensaba, no ha traído una inflación de índice similar.  Difícilmente ello ocurra por las condiciones recesivas actuales.  Sin embargo no se puede asegurar, que de aquí en adelante la devaluación sea mayor que la inflación.

La revalorización de las monedas de los países vecinos también llegó al nuestro. La cotización del Dólar ha descendido y las expectativas son que para fin de año crezca a un nivel menor aún  a la inflación esperada, que es del 19% ( las más recientes revisiones indican menos del 15 % anualizado).  Otro de los problemas que se le plantea al gobierno es que con una inflación menor a la prevista se hace más difícil de licuar el déficit fiscal que, por otra parte, con cifras anualizadas sigue estando tan arriba como hace una veintena de años.

Entonces, se vuelve a las viejas recetas de privatizar el agua, las telecomunicaciones, la energía, aumentar las tarifas públicas, disminuir el salario real y el ingreso de las familias, apretando el cuello de las empresas que van cerrando una tras otra.  Mientras que se sigue insistiendo en la necesidad de exportar más la misión del FMI no acordó con el gobierno, como es su lógica, la posibilidad de fortalecer el mercado interno.  Desde fuentes oficiales se insiste  en que Uruguay necesita indudablemente continuar por un proceso de transformaciones y reformas económicas que apunten a mantener la iniciativa privada, la innovación y el desarrollo de mercados competitivos, como elemento clave para fomentar el crecimiento.  Se explicó que la baja registrada en el precio el dólar obedeció a una menor necesidad de moneda extranjera por parte del sector público.  El tipo de cambio, con un régimen de flotación cambiaria como el  que tiene Uruguay está determinado por la oferta y demanda del mercado.  Tras el canje de deuda, las necesidades de compra de dólares del Sector Público para atender su compromiso se redujeron de manera importante.  Había una suma importante a pagar a fines de mayo por concepto de intereses  corridos y los pagos iniciales previstos en el canje, lo que determinó que se hicieran compras importantes de dólares entre Abril y Mayo.  Habiendo cumplido eso, en general, las necesidades de moneda extranjera en el Sector Público se han reducido bastante, lo que afecta en la cotización del dólar.

 
Las Renovaciones de Créditos

Los bancos generalmente respetan la moneda en que se pactó el contrato original.  También mantienen sin cambios los plazos y las garantías.  Si el banco exige una mejora de la cobertura real, eso indica que debe haber ocurrido algún percance muy serio con la empresa que supone una modificación en la calidad crediticia  del cliente.  Asimismo, cabe la posibilidad de que el banco esté requiriendo otro tipo de cobertura por exigencia bancocentralistas o de su casa matriz que no regían cuando se concedió el crédito original.  En cambio, el nivel de la tasa de interés suele renegociarse en caso de un  roll-over porque es una variable muy dinámica que está estrechamente asociada a las condiciones del mercado.

Dado que muchos deudores  han  sufrido por la crisis económica una caída de sus ingresos (en particular si son medidos en dólares), los bancos debieron ser contemplativos con dicha situación y con quienes demostraron una buena conducta de pago.  En algunas circunstancias que no había compradores finales, los bancos han dado más plazo a los emprendedores privados para vender los stocks: en general, se puede decir que han flexibilizado sus posturas en lo que atañe a plazos y tasas.

Los bancos internacionales mayoritariamente han dado claras muestras de que les ha dejado de interesar el sector minorista al haber cortado las renovaciones que  en otro momento fueron automáticas.

Otras instituciones han sido más receptivas y  han mantenido, aunque con ciertas restricciones, las  condiciones originales, excepto en la tasa de interés.  En la renovación de un vale, las tasas son considerablemente más elevadas, siendo actualmente del orden de 15% - 18% en dólares.

Se espera que el reperfilamiento de créditos en moneda extranjera alivie la situación de las Pymes con la rebaja de las cuotas e intereses.

En los créditos en dólares, algunas instituciones procedieron a la baja de las tasas y a la pesificación parcial del crédito.   En los créditos en pesos, se dio un aumento de la tasa de interés en el segundo semestre del 2002 y el primer trimestre del 2003, mientras que en los últimos meses el nivel ha disminuido acompañando la baja en las tasas de las letras de Tesorería.  En algunos casos se han exigido, además, mayores garantías.

 

En cuanto a la Morosidad, se observa que entre en diciembre de 2002 y abril de 2003:

Un ranking de los bancos con mayores dificultades

 

 

MOROSIDAD

 

1

Galicia

39,4%

2

Nación Argentina

36,6%

3

Surinvest

30,0%

4

Sudameris

27,2%

5

Lloyds

23,8%

 

 

Los nuevos Créditos

Los créditos más accesibles que hoy existen son para capital de trabajo.  Estos préstamos se extienden por 60 a 90 días  y generalmente se toman en moneda nacional a tasas reales excesivamente altas como ya se indicó si bien las tasas en dólares se adecuan más a la realidad del mercado.

Los préstamos para la adquisición de activos fijos implican montos más elevados y, por lo tanto, se requiere la apertura de líneas de crédito a mediano y largo plazo, no son accesibles en moneda nacional.  Casi todas las operaciones de esta naturaleza se realizan en moneda extranjera con el consiguiente riesgo cambiario que el tomador del préstamo debe asumir.

Para conceder este tipo de préstamos, las instituciones financieras por lo general tratan de  fondearse a  través de créditos off-shore o utilizando algún tipo de línea multisectorial del BID.

Los créditos puntuales como los que otorga el BROU para el pago de aguinaldos a tasas del 67%-68% son bienvenidos, pero no solucionan los problemas de fondo.

La experiencia internacional en materia de financiamiento de inmuebles - tanto al promotor como al comprador final – es cuantiosa y Uruguay debería ser mucho más ágil en adoptar un nuevo sistema como crear un mercado de capitales para ello y ya  hubo en el pasado.

Los créditos más accesibles para la industria son los créditos en dólares a corto plazo.

El departamento de Estudios Económicos de la CIU, informó que el 67% de la deuda total de las empresas industriales encuestadas corresponde a deuda de corto plazo, o sea son pasivos que vencen en un plazo menor al año.  En el caso de la deuda de mediano y largo plazo, representan el 21% y 12% respectivamente.  Si se suman los pasivos atrasados con el monto de la deuda de corto plazo, se aprecia que estas empresas deberían hacer frente al 75% del total de pasivos financieros en un plazo inferior al año.  Esto sucede, entre otras cosas, por la necesidad constante de las Pymes uruguayas, que son la inmensa mayoría, de tener que financiar inversiones de largo plazo con sucesivos créditos de corto plazo, que son los que normalmente están disponibles en la plaza, con excepción de lagunas líneas del BROU.

 

La situación de los deudores

De acuerdo a la información sobre las deudas de las familias, en dólares y en pesos de abril de 2003, se puede explícitar que la situación del endeudamiento de las familias que tiene los siguientes antecedentes

a.       En 1982, los bancos privados prestaban casi exclusivamente a empresas. Las “familias”, en 1985, sólo llegaban al 5% del crédito.

b.      En los últimos 15 años, los bancos aumentan el “buen negocio” de prestarle al consumo (autos, casas, electrodomésticos, tarjetas de crédito)

c.       En el 2002, un 25% del crédito está asignado a las familias alcanzando una cifra similar a la del agro o de la industria

d.      La recesión de 4 años, la desocupación, finalmente la devaluación y crisis bancaria, determinan que miles de personas y familias no puedan cumplir, con el consiguiente riesgo de pasaje al “clearing” y de acciones judiciales.

 

Las cifras disponibles al 30/09/2002, las deudas del Sector Consumo (deudas no-empresariales  ó familiares) con el Sistema Financiero (no se computan deudas con privados, con Anda, etc., ni con BHU) ascienden a:

 

 

 

 

 

Dólares

Pesos

Total en U$S (1dól.= $28,50)

Banca Privada

624:853.000

2.723:305.000

720.408.000

BROU

21:152.000

5.550:029.000

215.890.000

Total

646:005.000

8.273.334.000

936.297.000

 

a)      Estas deudas, clasificadas por montos, afectan los siguientes deudores:

 

 

Menos de 2.500 dólares

Más de 2.500 dólares

Deudores en dólares

Menos de

$71.250

Más de

$71.250

Deudores en Pesos

*Total de deudores

Banca Privada

192.726

43.357

236.083

881.714

6.162

887.876

1:123.959

BROU

2.366

1.784

4.150

459.882

10.419

470.301

474.451

Total

195.092

45.141

240.233

1:341.596

16.581

1:358.177

1:598.410

 

*Hay reiteración por Bancos y Moneda. Si lo dividimos por tres da 533.000 deudores.

 

 

Menos de U$S 2.500.-  ($71.250.-)

Monto (en dólares) involucrado

Más de U$S 2.500 .- ($71.250.-)

Monto (en dólares) involucrado

Total de deudores

Banca. Privada

1:074.440

138.612.000

49.519

581.795.336

1:123.959

BROU

462.248

180.205.000

12.203

35.684.056

474.451

Total

1:536.688

318.818.000

61.722

617.479.392

1:598.410

Porcentaje

96,1%

34,1%

3,9%

65,9%

100 %

 

Un paliativo: el reperfilamiento  de créditos  personales  en moneda  extranjera

El Dr. A. Atchugarry envió al Parlamento una propuesta con el objetivo de facilitar y aliviar el cumplimiento de las obligaciones contraídas por personas y familias antes de junio de 2002, y que simultáneamente contenga un procedimiento que también preserve la estabilidad del sistema bancario y la protección del ahorro. De lograrse por esta vía, se estimularía el crédito indispensable para la reactivación de la producción y generación de empleo Entonces, contempla:

·        La baja de tasa de interés, (el interés que sea sobre saldos con máximo la tasa promedio BCU; se sustituye intereses moratorias por la tasa contractual)

·        La extensión de plazos,

·        El criterio para la fijación de la cuota: será 2/3 del monto contractual como máximo

·        La remisión de intereses moratorias por parte de las Instituciones públicas y privadas

·        El otorgamiento de exoneraciones fiscales a favor del deudor por parte del Estado

Ø      Exoneración del IVA (tasa básica del 23 %) sobre intereses aplicable a los créditos hipotecarios (casa habitación, otros destinos y terrenos), se  otorga siempre que adopten el reperfilamiento y se cumplan al menos los primeros doce meses del mismo.

Ø      Para buenos pagadores se exonera el inmueble a efectos del Impuesto  al Patrimonio por tres años.

El objetivo es atender personas físicas por préstamos personales y familiares que se encuentren en la categoría de Mypes. Estos préstamos otorgados por Instituciones de Intermediación financiera en moneda extranjera figuraban como vigentes  antes de junio de 2002, y ocurrida la devaluación, actualmente están registrados como créditos vencidos.

Abarca

·        préstamos hipotecarios

Ø      con destino casa habitación hasta U$S 100.000.

Ø      Terrenos e inmuebles otros destinos hasta U$ 50.000

·        préstamos prendarios

Ø      Prendas de hasta U$ 50.000 sobre vehículos, enseres del hogar, máquinas y herramientas de trabajo.

·        Tarjetas y préstamos

Ø      Aplicable a deudas de hasta U$ 2.500

Ø      Para las mayores, por los primeros U$ 2.500.-

Tratamiento: para el saldo impago,  se financia en vale amortizable mensualmente a tres años mínimo de plazo. Para la fijación de la nueva cuota resultante, se considerará especialmente la cuota anterior y los ingresos del deudor, siendo la variable la extensión del plazo.

El ingreso al reperfilamiento de adeudos:

Se suspendían las ejecuciones de los potenciales interesados hasta el 15 de julio de 2003.

Las Instituciones contestarían a los solicitantes antes del 15 de julio de 2003 y el  pago

sería una cuota contractual a la que se incorpora al saldo las pendientes a partir del 01.05.2002. Este acuerdo es de adhesión voluntaria por parte de las Instituciones de Intermediación financiera.  Es pertinente también para las administradoras de crédito, las Cajas Profesional y Notarial , y los círculos de ahorro que tienen particularidades.

También estaba previsto para las deudas en categoría vencidas a Junio 2002 con límite

hasta U$ 50.000 con garantía  y U$ 2.500 sin garantía. Se pueden incorporar al régimen, siempre que adicionen a su acuerdo las cuotas pendientes de pago hasta abril 2002 inclusive, con interés compensatorio, sin intereses o cargos moratorias, o 5 % del valor de tasación original del bien en garantía.  Puede optarse por el 5 % del valor original del préstamo y los beneficios del régimen se aplican a partir de junio 2002.

 

El BROU ha resuelto en el mes de febrero 2003 otorgar prioridad para dar en arrendamiento o venta (en pesos en atención a los ingresos de la familia) unidades habitacionales disponibles a las personas amparadas en este régimen, aún cuando su deuda hipotecaria no fuere con dicha Institución.

El pago con bonos es referido a BROU, NBC y Fondos de Recuperación:
·        Para préstamos con saldo de hasta U$ 50.000

Þ    Pago con 15 % efectivo y saldo en bonos soberanos

Þ    Aplicable por parte del BROU. (también con sus depósitos reprogramados)

·        Para préstamos con saldo de hasta U$ 100.000

Þ    El bono es recibido como depósito en garantía para cancelar el principal.  La rnaduración del mismo debe estar alineada con el plazo otorgado o el plazo extendido.  Al vencimiento del bono se cancela uno a uno.

Þ    La operativo puede ser por montos parciales de la deuda.  Podrá liberar garantías por el valor de mercado del bono entregado en garantía, conforme a las normas del BCU.

Þ    El deudor pagará semestralmente la diferencia entre la tasa acordada y la que produce el bono entregado.

·        NBC también acepta sus depósitos programados. 
·        Los Fondos aceptan depósitos BROU y NBC.

La reglamentación del BCU contemplará las situaciones amparadas por este procedimiento.

 

Las propuestas desde la izquierda

A continuación se transcriben algunas de las propuestas de las que se tiene conocimiento relacionadas al tema del endeudamiento de las familias y de la Micro y Pequeña Empresa (MYPES). Los proyectos presentados ( podría haber más).

1)      En diputados, el EP-FA propuso (agosto/02) suspender las acciones judiciales y crear una Comisión Especial Parlamentaria sobre el tema. La coalición se opuso y solamente se logró el compromiso de trabajar en el tema en la Comisión de Hacienda.

2)      La Bancada creó una Comisión Interna de seguimiento del tema.

3)      El EP-FA, en Comisión de Hacienda citó reiteradamente al Ministro de Economía y al Presidente del BCU, hasta lograr cifras confiables sobre los montos del endeudamiento porque no existía información sobre ello

4)      La bancada del EP-FA presentó varios proyectos, con firmas de todos los sectores, de suspensión de ejecuciones( en particular el proyecto del repartido 1084 del 20 de agosto de 2002) y propuestas sobre el fondo del tema:

a)      Proyecto Orrico: propone crear Comisiones Mediadoras y limitar los pagos al 40% del ingreso del núcleo familiar. (Repart. No. 1084)

b)      Proyecto Pita: propone refinanciaciones concretas para los deudores en dólares con destino a vivienda. (Repart. No. 1119)

c)      Proyecto Ponce de León: propone participación con Bonos del Estado, condicionado a aportes de Bancos y de deudores. (Repart. No. 1185)

Otros sectores han presentado proyectos, entre los que mencionamos los de Posadas (Repart. 1088) y Scavarelli (Repart. 1116)

 El fenómeno de la dolarización

 

Luego de la crisis de la deuda de los 80´s, quedó al descubierto la necesidad de que los bancos

eliminaran el riesgo de monedas. La regulación prudencial reconoció esta necesidad sólo en forma parcial, requiriendo que el activo y el pasivo de los bancos estuvieran calzados, pero sin tomar en consideración que sin requerimientos similares a nivel de los deudores; entonces, el riesgo permanecía. En el Uruguay, la dolarización nace como consecuencia de la falta de alternativas financieras en un país con inflación crónica (teoría de los mercados incompletos a escala doméstica) aunque es observable en otros países con situaciones mejores como Chile donde la explicación sería por la diversificación de portafolio; todo ello se sustenta en la falta de credibilidad en la política monetaria que ha llevado a que los spreads en moneda nacional sean exorbitantes en el tiempo Si los deudores están descalzados, cuando ocurre una devaluación para los deudores en dólares es muy probable entrar en insolvencia. De esta manera, el riesgo de monedas se transforma en riesgo crediticio, pero aún derivado del mismo problema base: el descalce de monedas en la cadena de pagos.

Al no reconocer este descalce como un problema, entre otras cosas porque los agentes (tanto bancos como depositantes y tomadores de crédito) se sienten cubiertos por un seguro implícito que proporciona el Estado, el costo del crédito en dólares resulta más barato de lo que debería ser, sesgando el portafolio de los bancos a incorporar mas crédito en moneda extranjera de lo que hubiera sido socialmente óptimo.

Como ni la dolarización ni la desdolarización completa son soluciones al problema, lo que debemos hacer es reducir la fragilidad de la cadena de pagos. Para lograr este objetivo se necesita:

·          Valuación correcta de los riesgos implícitos en la cadena de pagos y fortalecimiento de la red de seguridad. Antes del 2002, si bien el riesgo de prestarle al sector no transable en moneda extranjera era mayor que el de hacer lo propio al sector transable, no se exigía a los bancos que tengan requerimientos prudenciales diferenciales en ambos casos. Se ha repensado esta situación que indudablemente  favoreció la dolarización del crédito pero los requisitos prudenciales diferenciales que obligarían a incorporar este riesgo en el costo de los préstamos al sector no transable, generando incentivos para que los bancos presten más en moneda nacional y un mayor respaldo para los créditos remanentes en dólares, no  ha operado.

·          Creación de un mercado de activos en moneda nacional. Es necesario contar con una unidad a la que indexar los contratos, vinculada a la actividad doméstica y que permita eliminar el descalce de monedas de la economía. De ahí la importancia de la creación de la Unidad Indexada (U.I)

·        Una gradual desdolarización podría hacerse combinando impuestos, regulación y información. También, se deben utilizar incentivos apropiados para alentar la desdolarización:

a) Los impuestos forman un mecanismo que se puede usar para estimular a la gente a no endeudarse en dólares; se pueden conceder mejores tratamientos tributarios a quienes toman préstamos en moneda nacional. (esta recomendación  se discutió durante la crisis asiática donde el endeudamiento en dólares era un problema muy serio

b)           La regulación bancaria puede ser importante para desalentar la dolarización imponiendo liquidez total  (Malasia los aplicó a los bancos con mucho éxito). También se podría instrumentar un sistema de seguros de depósito en el cual la póliza que debe pagar cada depositante tenga en cuenta el grado de dolarización de cada banco. La mayoría de los países hoy tienen lo que se llama "requisitos de capital en base al riesgo", donde la cantidad de capital que le exigen tener a cada institución, está en función de los riesgos que cada institución corre. Ese estudio de riesgo podría determinar un mayor requerimiento de capital para los bancos más expuestos. Entonces, las tasas de interés, por ejemplo sobre las pólizas cobradas por los seguros de depósito en dólares serían más altas. Otra vía similar serían las previsiones por incobrabilidad, las que también pueden ser ajustadas para reflejar las diferencias de riesgo.

c)           Por el lado de la información, hay que tratar de explicarle a las familias las ventajas y desventajas de la dolarización. Que la dolarización puede ser ventajosa bajo ciertas circunstancias pero en un mundo en que los tipos de cambio son volátiles y dependen de decisiones políticas de corto plazo, la gente que se endeuda en dólares puede enfrentar serios problemas de improviso.

·          Se debe incentivar a los depositantes de largo plazo en detrimento de los de corto plazo mediante tasas y/o incentivos. Para los no residentes el plazo mínimo deberá ser por lo menos de un año si desea recibir pago de intereses. Para proyectos de inversión nacionales este  dinero captado sería de aplicación a inversiones productivas y rentables en el país

·          Impulso al Microcrédito

Definición  de Microcrédito; es una concesión de préstamos de bajo valor a pequeños empresarios informales y microempresas sin acceso al sistema financiero tradicional, principalmente por no tener como ofrecer garantías reales, es un crédito destinado a la producción (capital de giro e inversión) y es concedido con el uso de una metodología específica.

Los objetivos:

ü      El microcrédito democratiza el acceso al crédito, fundamentalmente para la vida moderna, de la cual gran parte de la población está excluida.  La disponibilidad del crédito para empresarios de baja renta, capaces de trasformarlo en riquezas para ellos mismos  y para el país, hace del microcrédito  parte importante de las políticas de desarrollo.

ü      La generación de trabajo y la renta para las familias usuarias  vienen introduciendo un papel estratégico  para el microcrédito, con el beneficio de formas alternativas de ocupación y el aumento de productividad de los pequeños emprendimientos.  Es también una herramienta importante en el proceso de combate a la pobreza, en la medida en que el acceso al crédito productivo contribuya para la mejor calidad de vida del segmento perteneciente  a la base de la pirámide económica y social.

ü      El impacto social del microcrédito, aunque de difícil  medición, es reconocidamente positivo, resultando en mejores condiciones habitacionales, de salud y alimenticia para las familias usuarias.  Mas allá de eso, contribuye para el rescate de la ciudadanía de los beneficiarios, con el respectivo fortalecimiento de la dignidad, la elevación de la autoestima y  la inclusión  en peldaños de educación y consumo superiores.

El análisis de la experiencia regional puede arrojar luz sobre este tema:

ü      Actualmente, el microcrédito es concedido en el Brasil de varias formas, por medio de acciones del Poder Público, de la sociedad civil y de la iniciativa privada,  presentando diferentes dibujos institucionales. El Poder Público viene actuando en  programas dirigidos directamente para el tomador del microcrédito, por medio de bancos oficiales con carteras especializadas, a semejanza del programa CrediAmigo del Banco do Nordeste, o  a través de programas conocidos como “Bancos do Povo”(Bancos del Pueblo), que trabajan mayoritariamente con recursos presupuestales. Hay también  programas públicos de fomento a las instituciones de microcrédito de la sociedad civil y de la iniciativa privada..  Son las llamadas “instituiçoes de segunda linha”(instituciones de segunda línea), a semejanza del Programa de Crédito Productivo Popular del BNDES y del Programa SEBRAE de Apoyo al Segmento del Microcrédito. En el ámbito de la sociedad, las disposiciones de la Ley 9.790, del 23 de marzo de 1999, de la Ley 10.194, del 14 de febrero del 2001,  de la Medida Provisoria 2.172-32, del 23 de agosto de 2001, de la Resolución CMN 2874, del 26 de julio de 2001.

En San Pablo (Brasil), un banco de estas características realiza 25.000 operaciones por mes con préstamos de 400 reales ( menos de $ 5.000.- o US$ 150,-) en promedio.La idea es ganarle terreno a la Banca Informal la cual no esté regulada por los bancos centrales. En San Pablo, se da crédito a través del comercio, básicamente en rubros vinculados a la construcción.

ü        En Argentina hay instituciones que buscan expandirse en el nicho de los microcréditos al consumo apuntando al segmento de clase media baja y a los jubilados. Desde hace dos años, una institución se desarrolla este negocio en la provincia cuyana y maneja un nivel de 2.000 operaciones mensuales, con préstamos del orden de los A$ 700.-  (algo superior a Brasil) en promedio; su objetivo es terminar el año 2003 con 5000 operaciones mensuales. Y ahora  busca hacer lo mismo en el resto del país, empezando por el Gran Buenos Aires. Pero aquí surgen dos problemas: la gente está mucho menos bancarizada que en Brasil, y para dar créditos hay que disponer de un área de riesgo con bases de datos.  Lo primero se resuelve entregando cupones que se pueden pagar en cualquier banco, lo segundo es más difícil, y su solución estaría en el tipo de gestión con un sistema de scoring muy flexible. La historia de los Créditos para consumo es que no son baratos (en la Argentina se cobra 3% mensual o 40% anual) si se los compara con otros préstamos de mayores montos,  pero suelen ser más accesibles (y seguros) que los de la banca informal, que en ningún caso bajan del 60% anual. En la mayoría de los Bancos, las personas con sueldos de A$1000 nos son “sujetos de crédito"  en tanto que este tipo de institución se aprueban préstamos a personas que ganan A$350.-  mensuales y a jubilados de hasta 82 años.  Estos créditos son sin garantías, y a sola firma cuando se trata del banco de pagar sueldos y jubilaciones, con lo cual no necesita demasiado análisis de riqueza

 

El problema fiscal

 

En la política fiscal, los últimos dos gobiernos han subestimado de manera sistemática la duración de los shocks externos recibidos El aumento del gasto público de 1999 no era sostenible a largo plazo en tanto el shock externo fue duradero y así se agotaron las fuentes de financiamiento. Las medidas adoptadas en 2000-2001 fueron poco eficaces para reducir el gasto, debido justamente a la mala ponderación de los shocks recibidos

A partir de 1999, se observaron notorias y crecientes inconsistencias entre la política fiscal y el objetivo de largo plazo de una inflación reducida. Mientras tanto los desequilibrios fiscales se financiaron con un endeudamiento creciente, que, a raíz de la incorrecta ponderación política, se asumía como transitorio. Una vez agotadas las fuentes de financiamiento, el gobierno debió aceptar una fuerte suba de la inflación (2002 y 2003).

Desde un punto de vista normativo, las políticas macroeconómicas de corto plazo, incluyendo la fiscal, deberían ser usadas con fines contra-cíclicos, siendo contractiva en momentos de fuerte expansión y expansiva en momentos de recesión. En momentos de apreciación de la moneda nacional en términos reales ( principio de los 90´s), una política fiscal contractiva  hubiese contribuido a acotar el crecimiento de la demanda interna y a suavizar la demanda sobre los bienes no transables ( se debería haber frenado el atraso cambiario). Esto es particularmente importante en un entorno de régimen de tipo de cambio fijo, en el cual la pauta devaluatoria se supedita a un objetivo anti-inflacionario (como sucedió por diez años en nuestro país).

Varios estudios académicos confirman que el gasto público en nuestro país tiende a acompañar el ciclo económico. Los datos sobre las variables de correlación entre gasto público y PBI de los últimos 50 años, dan:

ü                         Consumo público: 0.58

ü                            Inversión pública:  0.49

 

Un resultado negativo indica una correlación adversa mientras en valor positivo indica proporcionalidad. Se puede  considerar que dicha correlación  es pro-cíclica; en los últimos 30 años en los países desarrollados los valores son del entorno -0.2.

En los años 90, la economía vivió un período de fuerte expansión, con una breve recesión en 1995 (“Efecto Tequila”); a partir de 1999 se inició una prolongada fase de contracción.Los indicadores de Impulso Fiscal, que proporcionan una idea de la acción discrecional de la política fiscal, confirman que la política fiscal fue generalmente pro-cíclica en los últimos diez años. Adicionalmente, se advierte un “ciclo electoral” de la política fiscal: el déficit sube en los años electorales (1984,1989,1994 y 1999) generando la necesidad de aplicar medidas de ajuste en el primer año de cada gestión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


El gasto público en relación al Producto Bruto Interno creció fuertemente durante toda la década del 90 En la segunda mitad, fue decisivo el incremento del gasto “discrecional” (gasto total menos seguridad social e intereses), aunque el mismo creció al ritmo del PBI en la primera mitad de la década (tras el ajuste de 1990-1991).

En la primera mitad de la década de los 90, la elevada inflación en dólares determinó un extraordinario abaratamiento del costo de la deuda; esa tendencia comenzó a revertirse en 1996 gracias a los planes de estabilización de ancla cambiaria como los implementados en la región. La devaluación brasileña en 1999 consolidó la trayectoria deflacionaria que se insinuaba desde 1996. Ese incremento de la tasa real de interés se conjugó, a partir de 1999, con el ingreso del país en una fase de prolongada retracción: El Déficit Operacional se tornó fuertemente negativo. La trayectoria, de los precios domésticos medidos en dólares fue generando una tensión creciente a partir de mediados de los 90.

Como respuesta de la política fiscal a los shocks adversos de 1999-2001, los egresos del gobierno central se incrementaron fuertemente en 1999; tras una reducción en 2000, volvieron a subir en 2001. Como resultado de esas respuestas, los egresos del gobierno central en 2001 resultaron superiores a los observados en 1998. Los gastos corrientes incrementaron su peso en los egresos totales, mientras bajaba la inversión, que fue el único componente del gasto que bajó en términos reales. Todo esto se dio durante un contexto de fuerte contracción de los ingresos del orden del 10 % (1998-2001), a pesar del incremento de algunas “alícuotas” (Imesi combustibles, Cofis y tasa estadística)

La reforma tributaria tiene que tener al Impuesto a la Renta como la columna vertebral del nuevo sistema fiscal.; es necesario una reforma del IVA, definiendo un impuesto a la renta global sobre nuevas bases y eliminando la serie de impuestos pequeños e ineficientes que se han incluido en los últimos años. El impuesto de renta, si bien no es el principal recaudador, es determinante sobre  el ahorro y la inversión.. A su vez, realmente favorece la productividad y es el mejor instrumento para la redistribución del ingreso La reforma de la administración para instrumentarlo correctamente puede llevar de tres a cinco años, porque se trata de una reforma en sentido amplio, que no sólo incluye a la Impositiva sino también a otros organismos, como el BPS, las aduanas y el Poder Judicial.. Pero en el ámbito fiscal la prioridad absoluta del gobierno es la reducción del gasto público, con criterio de productividad, y no con  énfasis en la recuperación de la infraestructura y el gasto social, mientras que la reforma tributaria permanece en un segundo plano al gasto público.

 

1)        La importancia del ahorro interno

 

La recuperación de la corriente crediticia en el sistema bancario será lenta y difícil porque éste necesita recuperar los depósitos de ahorristas para aumentar el stock prestable y acceder a los capitales extranjeros que habitualmente se colocaban en la plaza cuando la consideraban segura y confiable.

El otro recurso muy importante es la recuperación de los créditos concedidos, algo que en las actuales circunstancias también es problemático dado que las empresas atraviesan un ciclo de baja actividad comercial que interrumpe o enlentece la cadena de pagos, comenzando por el propio Estado que también ha diferido la cancelación de sus adeudos con proveedores.

 

Para las empresas, el marco restrictivo al acceso de capitales también se ve acotado por el lado del financiamiento no bancario. En años anteriores las empresas recurrían a financiamiento mediante otros instrumentos como las obligaciones negociables o créditos especiales con fondos de organismos internacionales a través de alguna agencia nacional como pudo ser la Corporación Nacional para el Desarrollo. Ahora, el sector privado ha quedado  restringido al menguado sector bancario. En este marco, la oferta crediticia se restringirá al crédito “transaccional”, de muy pocos días, fundamentalmente para el descuento de cheques,  u otras operaciones vinculadas a la cadena de pagos.

Las reciente medidas del BROU han contribuido a la recuperación de cierta credibilidad que aparece en los aumentos de los depósitos a un ritmo de 80 millones de dólares mensuales promedio desde marzo. Pero no todas las noticias son buenas; el BCU ha manejado muy mal la liquidación de los bancos “suspendidos , hoy liquidados” arrojando sombras sobre el sistema y el propio ente supervisor que muestra falencias sobre el control y la defensa de la sociedad en su conjunto (por ejemplo ha fallado con los embargos en los caso de fraude))

 

2)       

El peso de la deuda externa

 


A partir de 1999 y sobre la base de que el shock externo era permanente, quedaba clara la necesidad de un fuerte ajuste fiscal. Sin embargo desde entonces la deuda pública comenzó a mostrar un crecimiento insostenible a largo plazo en marzo de 2002, se confirmó que el gobierno había perdido el acceso al crédito de mediano y largo plazo en el mercado de capitales por la pérdida del “investment grade”.

La deuda pública ha alcanzando niveles extraordinariamente elevados, que inclusive superan los niveles alcanzados tras la crisis de “la tablita”, lo cual impondrá severas restricciones al manejo macroeconómico de los próximos años. El canje realizado muestra como se encontró un respiro hasta el 2011 imponiendo de cualquier forma un superávit primario de gobierno (diferencia entre los ingresos y egresos antes del pago de la deuda externa) importante dada la caída del PBI. Las cifras y el gráfico siguiente son ilustrativos de lo anterior.

 

Amortizaciones de la Deuda Externa Soberana

(en dólares americanos)


AÑO

Flujo Pre Canje

Flujo Post Canje

2003

487.840.726

      130.500.356

2004

230.550.449

 38.263.480

2005

472.225.344

102.045.888

2006

656.795.977

74.100.221

2007

308.928.619

62.433.867

2008

253.816.500

188.589.300

2009

510.038.500

139.623.752

2010

412.794.900

280.905.918

2011

682.924.900

838.725.945

2012

470.675.500

197.173.126

2013

105.450.000

541.552.976

2014

 

335.250.162

2015

 

580.717.422

2016

 

36.210.235

2017

 

79.402.765

2018

 

138.224.185

2019

 

459.537.679

2020

 

21.934.000

2021

280.697.000

119.772.000

2022

 

 

2023

 

 

2024

 

 

2025

 

 

2026

 

 

2027

510.000.000

33.145.000

2028

 

 

2029

 

 

2030

 

164.262.240

2031

 

250.000.000

2032

 

250.000.000

2033

 

500.000.000

 

 

 

 

 

A su vez, cuando se observa el riesgo país calculado por República AFAP ( el UBI – Uruguay Bond Index), resulta evidente la imposibilidad de conseguir crédito externo fuera de los organismos multilaterales porque se mantiene muy elevado el riesgo país. A lo sumo lo que se ha logrado es colocar internamente ciertos títulos con tasa muy atractivas ( lo que no reduce el riesgo país sino que lo ratifica) a corto plazo atrayendo capitales especulativos que frente a las bajas tasas internacionales “se la juegan”.

 


 

 


Recapitulando, algunas de las causas por las que se llega a este punto son:

·                 Acumulación de elevados déficit fiscales (1999-2002)

·                 Caída del PBI en términos reales.

·                 Dolarización de la deuda mientras caen los precios internos en dólares.

·                 Asistencia a los bancos.

·                 El sostenimiento de la política de tipo de cambio fijo deslizante por un período excesivo, en un mundo donde la flotación era, desde hacía un lustro, la política usual.

 

3)      La inserción internacional

Dentro el actual mapa internacional, Uruguay solo tiene viabilidad en el marco regional del MERCOSUR. Hoy sostiene el Presidente de la República que el objetivo es el mercado de los Estados Unidos. Sin embargo, Europa sigue siendo, después de la región, el principal comprador de nuestros productos. Queda el debate una estrategia de inserción internacional que tenga en cuenta los problemas del corto plazo; que sea pragmática, flexible, pero que tenga una línea conductora para saber que si no nos integramos a la región ─ que es, además, nuestro principal mercado consumidor y lo seguirá siendo, a pesar de la crisis de nuestros vecinos ─ mal podríamos integrarnos al resto del mundo.

Uruguay tiene que buscar con pragmatismo aquellos caminos que le permitan salidas de la coyuntura; el 2002  hubo  una caída de un 10 por ciento del PBI y del 2% para el 2003 (según el FMI).  Pero creer que esos son los caminos estratégicos fundamentales sería un gran error, porque Uruguay es un país profundamente integrado a la economía de la región, particularmente a la Argentina y, en menor medida, a la de Brasil. Perder de vista eso es no entender lo que nos enseña la historia  y fundamentalmente los números, porque esto no solo se comprueba por razones históricas. También se comprueba con los números, y nuestra economía solo funciona integrada a la región. Por lo tanto, hay que buscar caminos para salir de esta situación complicada en la que se está. pero discutiendo un camino conjunto con el resto del MERCOSUR y entonces habría alguna forma de éxito

3)      La preocupación central del equipo económico ha estado en qué podría suceder si no se respeta el acuerdo con el FMI con respecto al cierre de los bancos, ya que una decisión de este tipo provocaría que los fondos obtenidos no fueran desembolsados. Asimismo se teme que si se diera la apertura de algunos de los bancos suspendidos y éstos tuvieran problemas en el corto plazo, la plaza financiera (que aún permanece muy frágil) sería nuevamente dañada  Por lo tanto, resulta indispensable volver a negociar con los organismos internacionales el paquete de ayuda financiera que era acotado e inflexible a los cambios que se operan en la economía uruguaya. Gran parte del paquete no se ha utilizado porque algunos ahorristas han cambiado su disposición con respecto al sistema bancario; habría que dirigir esos importantes fondos a atender el endeudamiento. También aprovechar los ofrecimientos de gobiernos como el de Brasil para que su banco de fomento nacional (BNDES) invierta en el Uruguay


EL FUTURO

Dado que se participó activamente en reuniones de Deudores, en todo el país, en particular en las de la “Coordinadora Nacional de Deudores” de Salto, Durazno, Montevideo (Cilindro) y Canelones (Las Piedras), además de múltiples reuniones departamentales, entendiendo clave apoyar a la organización de los deudores en dos niveles

a)      En la Comisión de Hacienda, que resolvió integrar el 24 de abril de 2003 una subcomisión con delegados de los diferentes Partidos, para redactar un proyecto con respaldo político suficiente y aún no se pronunció

b)      Con las organizaciones de deudores, la estrategia a seguir:

·        Continuar respaldando la organización de los deudores.

·        Proponer y reclamar acuerdos políticos con participación del Gobierno y  de los Bancos en las posibles soluciones.

·        Proponer suspender las acciones judiciales hasta que estos acuerdos sean una realidad

 

En la actualidad se está procesando una discusión sobre el futuro del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU). Desde AEBU se tiene conciencia plena del importante rol del BHU a jugar facilitando el cumplir el anhelo de “seguridad en el techo” de la sociedad uruguaya. Asimismo, otras externalidades positivas de la intervención del BHU en el financiamiento habitacional derivan:

·        En el fomento de la inversión y el empleo[1],

·        En el estímulo para el desarrollo de mercados de capitales en moneda nacional,

·        En una mayor capacidad del Estatal de influir sobre el ciclo económico, etc.

La verdadera función social asignada ha estado distorsionada por prácticas que bajo el rótulo de “sociales”,  han impuesto costos al resto de la sociedad porque no se siguieron principios sanos de administración financiera. De ello resulta  imprescindible la profesionalización de la actividad del Banco..

 

El BHU está en una nueva coyuntura que debería dar nacimiento a un banco diferente donde se debería actuar en coordinación de acciones con sus socios naturales, el resto de la Banca Estatal y el M.V.O.T.M.A. Es una oportunidad para elaborar, crear, desarrollar mercados, productos e instrumentos con el cliente como meta,  ampliando su franja de actuación a toda la población. Son 111 años de experiencia dando soluciones habitacionales al conjunto de la sociedad con actuación en los mercados  Financiero y de Vivienda, que no es atendido adecuadamente por  las instituciones financieras privadas.  Resulta prioritario recuperar la confianza pérdida en base a la aplicación de:

·        Políticas claras y precisas sobre Vivienda y el Sistema de Crédito

·        Despolitización del acceso al  Crédito y la Vivienda

·        Gerenciamiento Técnico-Administrativo de la institución

·        Creación de la Normativa para un Seguro de Depósitos Diferenciado   

·        Dirección que jerarquice la estructura Técnico-Administrativa en la toma de decisiones.

·        Perfeccionamiento del Sistema  Contable del BHU.

·     Supervisión de la gestión del BHU en cuanto al uso de fondos públicos a través de representantes con voz y sin voto de los sectores involucrados como ser representantes de los funcionarios, Sociedad de Arquitectos, SUNCA, Cooperativismo de Vivienda etc.

 

En cuanto a la actividad de Intermediación Financiera (IF) del BROU, si se analiza las cifras de los balances oficiales 2000 – 2002  publicados por el Banco Central del Uruguay, se reconoce, desde ya, que esta información es limitante, estática y parcial, como para interpretar en profundidad su compleja operativa, pero ofrece por otro lado un panorama en realidad muy claro y esquemático sobre la evolución de sus actividades recientes.

 

En el cuadro, se agruparon tres sectores, señalados como A, B, y C  (sector del margen izquierdo).  En la parte A se presentan las grandes cifras del Banco en moneda nacional y en dólares americanos.  En la parte B las cifras de operaciones activas en la IF y en la parte C se analizan los “Resultados” de la gestión IF incluyendo también lo destinado a constituir las previsiones por riesgos de cartera.

 Apartado A:

-      Baja en forma importante la Posición de Cambios en Moneda Extranjera, (línea 13), de US$136 mill.(2000), a solamente US$ 13 mill.(2002).

-         Aumenta en forma importante la dolarización  en los activos y en los pasivos, relativamente se incrementa la participación de la moneda extranjera.  En los pasivos (depósitos) pasa de un 83,3% (2000) a un 92,8% (línea 12).

-         El Patrimonio expresado en dólares cae significativamente, de US$ 497 mill. de dólares (2000) a US$ 247 mill. (línea 20).  Los valores expresados en pesos dan un crecimiento engañoso.  Sin embargo los activos y pasivos expresados en dólares no tienen una caída de esa entidad.

Apartado B:

-         Los créditos por intermediación financiera totales expresados en dólares tienen un incremento interesante (línea 37).

-         También aumentan su participación relativa sobre los activos totales, de un 75% (2000) pasan a 82% (línea 35), o sea una reducción de las otras aplicaciones activas como las disponibilidades, las inversiones, las inmovilizaciones, etc.

-         La morosidad aumenta en forma importante, y pasa de ser un 19% sobre los créditos vigentes en el 2000, a ser un 25% en el 2002( línea 36).  La morosidad en moneda extranjera es la más significativa, mientras en moneda nacional se mantiene relativamente estable.  El incremento se produce substancialmente en el ejercicio al 2001.

-         Es sugestivo el crecimiento que se manifiesta en los créditos vigentes en moneda extranjera al sector financiero (línea 25).  Este ítem pasa a ser el más importante de este sector del activo a diciembre del 2000, teniendo más del 50% de total de los créditos vigentes, y el incremento se produce concretamente en el ejercicio cerrado en diciembre de 2002.

Apartado C:

-         El resultado financiero “post” constitución de las previsiones de cartera (línea 44), había dado resultados bastante estables,  pero en ejercicio al 2002 da un total negativo.  Esto a pesar de que en moneda nacional se mantuvieron relativamente los guarismos netos de los dos ejercicios anteriores, y teniendo en cuenta el incremento espectacular que manifestaron las cifras de ganancias y pérdidas financiera en 2002.

-         En moneda extranjera la constitución de las previsiones fue muy elevada, y determinó  el resultado negativo antes indicado y explica el resultado financiero total negativo, lo que impacto el resultado general operativo del BROU.


 

1

 

 

ANALISIS DE LA ACTIVIDAD DE INTERMEDIACIÓN FINANCIERA

4

 

 

 

31-dic-00

 

 

31-dic-01

 

 

31-dic-02

 

5

 

 

Miles $

Miles $

Miles $

Miles $

Miles $

Miles $

Miles $

Miles $

Miles $

6

 

 

Activ.M.Nal.

Activi.M.Ext

Total

Activ.M.Nal.

Activi.M.Ext

Total

Activ.M.Nal.

Activi.M.Ext

Total

8

A

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9

 

Tipo de cambio al cierre: US$ 1=

12,505

 

 

14,768

 

 

27,170

 

10

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

11

 

Activo

13.360.359

45.820.411

59.180.770

13.434.727

57.280.063

70.174.790

14.739.680

108.252.087

122.991.767

12

 

Participación relativa -%

22,6

77,4

100,0

19,0

81,0

100,0

12,0

88,0

100,0

13

 

PASIVO

8.851.466

44.119.236

52.970.702

8.514.236

55.615.332

64.129.568

8.369.443

107.907.347

116.276.790

14

 

Participación relativa -%

16,7

83,3

100,0

13,3

86,7

100,0

7,2

92,8

100,0

15

 

Posición

4.508.893

1,701,175

6.210.068

4.920.491

1.664.731

6.585.222

6.370.237

344.740

6.714.977

16

 

 

 

 

Patrimonio

 

 

Patrimonio

 

 

Patrimonio

17

 

Posición de Cambio en US$:

 

136

 

 

113

 

 

13

 

18

 

 

 

Millones US$

 

 

Millones US$

 

 

Millones US$

 

20

 

Activo (expresado en US$)

 

Mill. US$.

4.733

 

Mill. US$.

4.788

 

Mill. US$.

4.527

21

 

Pasivo (expresado en US$)

 

Mill. US$.

4.236

 

Mill. US$.

4.342

 

Mill. US$.

4.280

22

 

Patrimonio (expresado en US$)

Mill. US$.

497

 

Mill. US$.

446

 

Mill. US$.

247

23

B

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

24

 

Créd.Vigentes por Interm. Financ.

8.189.685

29.161.594

37.351.279

8.081.775

34.400.806

42.482.581

7.526.397

73.068.850

80.595.247

25

 

Sec.Financiero

615.657

8.675.187

9.290.844

16.425

8.708.996

8.725.421

927.428

44.745.829

45.673.257

26

 

Sec. No Financiero

7.573.306

19.307.516

26.880.822

8.057.069

19.382.095

27.439.164

6.594.435

28.178.500

34.772.985

27

 

Operaciones a Liquidar

721

1.178.891

1.179.612

8.281

2.309.716

2.317.997

4.534

144.470

149.004

28

 

Créditos Diversos

205.326

157.455

362.781

283.945

90.537

374.482

430.813

300.361

731.174

29

 

Créd.Vencidos por Interm.Financ.

837.393

6.140.350

6.977.743

728.074

9.458.492

10.186.566

805.395

19.379.151

20.184.546

30

 

Colocación Vencida

92.846

4.188.110

4.280.956

77.668

5.888.358

5.966.026

92.905

12.780.789

12.873.694

31

 

Créditos en gestión y morosos

744.547

1.952.240

2.696.787

650.407

3.570.134

4.220.541

712.490

6.598.363

7.310.853

33

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

34

 

Créd.por Interm.Financ. -Total

9.027.078

35.301.944

44.329.022

8.809.849

43.859.298

52.669.147

8.331.792

92.448.001

100.779.793

35

 

Relación s/Activo - %

68%

77%

75%

66%

77%

74%

57%

85%

82%

36

 

Cred.Vendidos s/Vigentes - %

10%

21%

19%

9%

27%

24%

11%

27%

25%

37

 

Expresados en US$ al cierre-Mill US$.

 

3.545

 

 

3.566

 

 

3.709

39

C

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

40

 

Ganancias Financieras

11.096.785

3.103.725

14.200.510

37.358.481

3.226.358

40.584.839

207.299.593

5.946.838

213.246.431

41

 

Pérdidas Financieras

9.029.275

1.462.477

10.491.752

35.184.652

1.707.433

36.892.085

204.462.395

2.717.386

207.179.781

42

 

Resultado Financiero (antes Prev)

2.067.510

1.641.248

3.708.758

2.173.829

1.518.925

3.692.754

2.837.198

3.229.452

6.066.650

43

 

Previsiones

79.949

872.841

952.790

134.305

1.233.703

1.368.008

372.026

6.203.658

6.575.684

44

 

Resultado Financiero (post Prev)

1.987.561

768.407

2.755.968

2.039.524

285.222

2.324.746

2.465.172

-2.974.206

-509.034

45

 

Expresados en US$ al cierre-Mill US$.

 

220

 

 

157

 

 

-19

 

Junto a las “viejas” dificultades operativas de la banca estatal, actualmente se tiene en la órbita del BCU los Fondos  de Recuperación de los Patrimonios Bancarios con una ausencia de una orientación clara para el funcionamiento de las entidades en liquidación, conspiran  contra el desarrollo de la necesaria reestructuración de la deuda de miles de empresas y personas, a la vez que dilatan la necesaria generación de transparencia y confianza en el proceso de recuperación de los ahorros.

 

Algunos aspectos fundamentales que hacen al Sistema Financiero un Asunto de Estado

 

El desafío que se tiene por delante es “un cambio de pisada en la solución económica del país”, porque hay que hacer un ajuste fiscal, pagar las deudas y resolver la restricción externa pero crecer. Los mercados imponen  una lógica más ruinosa que enriquecedora donde el Estado solamente puede interrumpir esa espiral por una acción decidida. El ajuste en trámite lo están haciendo al viejo estilo de la 2° mitad del siglo XX: contrayendo las importaciones y tratando de aumentar las exportaciones, para pagar las deudas con el Resto del Mundo.

Es necesario aceptar que hay administrar los auges y no solo la crisis. Entonces cuando entran los capitales hay que administrarlos porque no ocurre la espontaneidad en el crecimiento ni en el desarrollo por parte de los mercados ante la simple afluencia de capitales

El rol del sistema financiero y de una política de Estado para él, es crucial:

·        Para el proceso de reactivación, el reclamo generalizado es profundizar la importancia de la acción pública  y nacional

·        Para definir una política con respecto a la banca internacional, que debe tener una cierta corresponsabilidad con los países, a través de generar un sistema de incentivos a que tomen decisiones de crédito sobre todo en sectores productivos, innovadores, generadores de empleo, etc , desde los organismos de regulación del sistema financiero.

Estamos sin dudas ante la mayor caída de la inversión, y en un fuerte proceso de destrucción de capital (físico, instalado, humano), donde a partir de una realidad que nos marca que recursos del exterior no ingresarán, inclusive el endeudamiento con los organismos financieros internacionales esta muy acotado, el tema del ahorro y el financiamiento se vuelven imprescindibles.

Para iniciar una discusión seria y responsable del tema, que sin dudas debería estar en los primeros lugares de la agenda de un impostergable diálogo nacional serían y que hacen al marco de una reforma tributaria:

a)      Una agenda con Contenidos Democráticos Los costos que han significado para el conjunto de la sociedad uruguaya, no sólo esta crisis, sino el desarrollo de la política llevada adelante en cuanto al sistema financiero, trascienden el poder de decisión de un Ministro, un Directorio, etc.

Las autoridades y los políticos deberían evaluar:

¨      ¿Cuál es la tasa de crecimiento a largo plazo necesaria para hacer sostenible la deuda y las fuentes de crecimiento económico?

¨      ¿Cómo se lograrán superar las restricciones impuestas por la crisis financiera?

¨      ¿Qué el tipo de cambio real y cómo evolucionarían sus determinantes a largo plazo?.

¨      ¿Cuáles son las perspectivas de los movimientos de capitales, la evolución de la productividad,  los términos de intercambio y de las tasas de interés internacionales?

 

b)      Acto seguido discutir: no hay posibilidad cierta de solución si no minimizamos uno de los componentes principales del problema a resolver: el riesgo moral; es decir no hay soluciones sin compromiso y voluntad, tanto la correspondiente de los banqueros,  de los deudores, de los  depositantes  así como de los supervisores

c)      No compartimos ninguna propuesta que pase por una refinanciación de deudas no selectiva, sin discriminar Vistos los resultados de la ley 15.786 no es suficiente el estudio “caso a caso” sino que habría que avanzar en el análisis sectorial y determinar que ramas de la actividad son potencialmente competitivas o se consideren” estratégicas” por su efecto social u otro. Esto implica realizar “cortes” tanto verticales como horizontales ya que en muchas actividades la escala es un factor determinante de competitividad.

d)      De igual forma tampoco acordamos una suspensión de ejecuciones lisa y llana, sino que creemos que esta puede darse transitoriamente hasta la recuperación de la red de seguridad financiera y el rescate de cierto grado de estabilidad del sistema financiero, para lo cual la constitución del seguro de depósito es indispendable (habría que mejorar la ley 17.613 constituyendo una figura fuera del BCU).

e)      Hay deudas que deberían cambiar de propiedad. Ello no es una “vieja consigna” remozada simplemente, pero es hora de introducir cambios que permitan a sectores recuperan lo perdido y a los que esperan desde siempre abrir los “candados sociales” que solo traen desesperanza y marginación cuando existen elementos materiales que fácilmente podrían permitir mejorar las condiciones y calidad de vida de muchos compatriotas.

f)        Debe propenderse a mecanismos compensatorios en la economía que favorezcan fiscalmente a aquellos acreedores y deudores que negocien voluntariamente mejores términos de pago de deuda, inclusive la adecuación del costo financiero de los préstamos en moneda extranjera.

g)      La reprogramación de los depósitos en el sistema financiero nacional viene siendo exitosa por lo que habría que extender al resto de las deudas con el Estado en su conjunto; es la oportunidad para encarar una reprogramación de las deudas que permitan ajustar a la realidad que hoy viven empresas y personas

h)      El sindicato ha impulsado la constitución de un Fondo de Garantía  para el fomento de las actividades productivas. Esta medida ha estado en la agenda del Parlamento pero nunca logró la sanción completa: se debería recuperar aquel proyecto y efectuarle una  reingeniería. Recientemente algunas medidas se han tomado pero se deberían ampliar a factores más próximos a riesgos económicos y financieros, como devaluaciones, caídas de precios  y no pago. El objetivo de este fondo es reducir el impacto negativo de los vaivenes económicos  derivados de crisis externas o desastres climáticos. Para lograr la completitud con seguros acordes y poner a actuar estrategias de desarrollo, se debería conseguir la concatenación con la complementación de funciones de todo el sistema financiero estatal.

i)        Concomitantemente, se debería constituir una entidad pública de derecho privado (fuera del BCU) para administrar el fondo de garantía y que atendiera las carteras pesadas de los bancos estatales y de las liquidaciones en trámite. Cualquier norma tendiente a encarar el problema del endeudamiento debería contemplar al menos dos factores: los problemas de liquidez de las empresas y la necesidad imperiosa de recuperar los activos por parte de los bancos, especialmente el BROU. Asimismo se debería incluir las deudas con la totalidad del sistema financiero y no dar pie a que a través de tercerizaciones (a bancos extranjeros, a estudios jurídicos-contables, etc.) se entre en una especulación concentradora y expoliadora sobre los sectores empresariales no- financieros. El instrumento idóneo es una ley que abarque todos estos aspectos de manera de limitar la discrecionalidad de los directores políticos para aproximarse a una solución de fondo que exige comenzar a pensar no tanto en el “cómo se financia” o refinancia sino en el “qué se financia” y eso implica definir una visión de país.

j)        La reforma tributaria tiene que tener al Impuesto a la Renta como la columna vertebral del nuevo sistema fiscal; es necesario una reforma del IVA, definiendo un impuesto a la renta global sobre nuevas bases y eliminando la serie de impuestos pequeños e ineficientes que se han incluido en los últimos años. El impuesto de renta, si bien no es el principal recaudador, es determinante sobre  el ahorro y la inversión. A su vez, realmente favorece la productividad y es el mejor instrumento para la redistribución del ingreso La reforma de la administración para instrumentarlo correctamente puede llevar de tres a cinco años, porque se trata de una reforma en sentido amplio, que no sólo incluye a la Impositiva sino también a otros organismos, como el BPS, las aduanas y el Poder Judicial. Pero en el ámbito fiscal la prioridad absoluta del gobierno es la reducción del gasto público, con criterio de productividad, y no con  énfasis en la recuperación de la infraestructura y el gasto social, mientras que la reforma tributaria permanece en un segundo plano al gasto público.

 

En la discusión sobre qué sistema financiero precisa el país hay que incluir:

a)       Control y transparencia sobre el destino del ahorro a través del crédito es un tema que no se ha resuelto por la mayor transparencia en la información que publica el BCU. Los ahorristas tiene que tener una visión sobre qué  utilización se le da a sus fondos y no solo guiarse por la tasa de interés al momento de entregar sus ahorros. A su vez el BCU debe exigir los planes estratégicos de las empresas para evaluar adecuadamente el riesgo en que incurren y calcular  por dónde se apartan de sus objetivos a la hora de asistirlos

b)      Redefinición de los alcances del secreto bancario para avanzar en el cumplimiento de la supervisión global consolidada acordada por  el gobierno en el Sub Grupo de Trabajo  - SGT 4 - del Mercosur de forma que el Banco Central del Uruguay quede  habilitado a intercambiar información con organismos reguladores de los otros países. El secreto bancario debe ser funcional al nuevo sistema financiero que se propone diseñar.

c)      Delimitar claramente la actividad de banca nacional y banca off shore disponiendo de regulaciones pertinentes con criterios diferenciados sobre riesgo principalmente. Habría que sumarle lo que la bonanza de un sistema de competitividad espúrea que amparó la elusión fiscal en Argentina a partir de las SAFI, ha permitido la constitución de un sistema poco maduro para los negocios financieros y una imagen de "paraíso fiscal" que tarde o temprano traerá problemas. Es preciso implementar un tributo justo a las actuales SAFI

d)      El fomento de la bancarización en el país con la obligación de pagos de salarios a través de instituciones financieras,  etc. que permita un control sobre las declaraciones de impuestos

e)      Creación de comités de usuarios que permitan el otorgamiento de créditos dirigidos en planes de desarrollo  departamental para las Mypes.

f)        Resolver la forma jurídica de los bancos extranjeros como filiales o sucursales donde las casas matrices atiendan los problemas de los depositantes (situaciones como la del Comercial muestran que de nada sirve que los accionistas sean extranjeros porque no están obligados y se deben realizar negociaciones específicas).

g)      Una ley de competencia bancaria  que distinga entre instituciones y  sobre la profundidad de la supervisión y control con distintos responsables; que impida el manejo concentrado de información de las entidades por empresas de auditoría y estudios jurídicos que llevan a la constitución de intereses ajenos que afectan a la actividad financiera Mejorar la información aportada a la Central de Riesgos y crear un bureau de créditos, de forma de que la información circule de manera fluida y eficiente entre las instituciones y contribuya a la disminución de riesgo.

h)      Es una aspiración de este Sindicato y de amplios sectores de la sociedad que se establezcan  criterios de integración de los bancos estatales en base a la idoneidad y profesionalidad como forma de asegurar el correcto uso y destino de los fondos públicos y alejar el clientelismo político de estos entes.

i)        En condiciones generales, el comportamiento del crédito es pro-cíclico porque depende básicamente de los banqueros (las diferentes fases del ciclo afectan la percepción de riesgo-retorno de las entidades financieras: en la fase de auge, la evaluación que los banqueros hacen sobre el riesgo-retorno de su cartera de crédito los induce a incrementar la participación del crédito en su cartera de activos y sucede lo contrario en los período de recesión) y de las normas de capitalización y previsionamiento por incobrabilidad (que  ejercen  un efecto amortiguador). Entonces, la capacidad de mitigar la prociclicidad del crédito depende del diseño concreto de las normas: una solución implementable consiste en determinar las previsiones por incobrabilidad corrientes en función del riesgo de incumplimiento ajustado por el ciclo sin sacrificar los incentivos para combatir el daño moral en cuanto a la toma de riesgos. Entonces las normas de previsión deberían ser diseñadas sobre la base de incobrabilidades promedio o ajustadas cíclicamente porque son más eficientes que las diseñadas sobre la base de los riesgos corrientes (las actuales), al menos desde el punto de vista del ciclo del crédito. ¿En la realidad del sistema financiero uruguayo son aplicables a rajatabla los Acuerdos de Basilea? Esta interrogante viene desde los servicios técnicos del Brou donde se piensa  que se deberían privilegiar sectores por la actividad del deudor por sobre otros aspectos a la hora de su categorización. También desde las Cooperativas, que piensan en una Superintendencia específica que atienda esta realidad y contribuya a propagar estos servicios financieros de alternativa

j)        Una de las mayores enseñanzas de la reciente crisis financiera muestra con toda claridad que la coordinación regional (empezando en el Mercosur pero siguiendo con los países andino), tanto de las políticas de supervisión y contralor, como en el diseño del nuevo sistema financiero uruguayo que deberá estar en consonancia con esas otras realidades si quiere tener un espacio propio y descontaminado de la aposición “paraíso fiscal”

 

UN MECANISMO  PARA LA SOLUCIÓN

I.                      La creación de la "Comisión para la Reconversión del Sistema Financiero", integrada por representantes :

ü      Banco Central del Uruguay (BCU),

ü      Cámaras de entidades financieras (ABU, CACIF, etc),

ü      Asociación de Bancarios del Uruguay (AEBU)

ü      Un delegado de los bancos del Estado

ü      Un delegado de cada partido político con representación parlamentaria,

ü      Un órgano consultivo con representación de los usuarios del Sistema.

II.                Finalidad

Analizar la implementación de medidas tendientes a abordar los problemas emergentes del proceso descripto:

·     Reestructura del endeudamiento, para lo que es necesario abordar dos situaciones urgentes:

o       Las carteras 4 y 5 del BROU

o       Los criterios de funcionamiento de los FRPB de los bancos en liquidación.

En ambos casos, en forma unificada o separadamente, debe encararse un proceso de recuperación de activos respetando el criterio de “administración bancaria”, que a la vez de maximizar la recuperación, permita en función de un análisis selectivo, sectorial, y atendiendo a  las prioridades en cuanto a la generación de empleo y la recuperación productiva, la reestructuración del endeudamiento.

Para ello proponemos la creación de una entidad pública de derecho privado, dirigida por un Consejo Honorario integrado por representantes de las fuerzas políticas y los usuarios.

·      Reglamentar y poner en funcionamiento el Seguro a los Depósitos Bancarios en el marco de la SIPAB creada en la Ley 17.613.

III.           Otros aspectos generales a considerar

A modo de ejemplo citamos algunos:

·        Somos partidarios de capitalizar a los Bancos Oficiales. Es un esfuerzo en que toda la sociedad aporta y por lo tanto es imprescindible tanto el capitalizarlos como cambiar sus modelos de Dirección y gestión pues de lo contrario volveremos a encontrarnos con un Banco con 1.400 millones de dólares en categorías 4 y 5.

·        Somos partidarios de buscar soluciones para el endeudamiento pero no sobre la base de refinanciaciones no selectivas, donde tampoco es suficiente el análisis caso a caso, sino que se deberá priorizar el estudio estratégico por rama de actividad que permita salir del ciclo cerrado de refinanciaciones que nacen con la seguridad de que no van a pagarse.

·        Proponemos el análisis a fondo de la dolarización de la economía, fundamentalmente en lo referido al crédito, pues ha quedado probado las consecuencias nefastas que ello implica para usuarios y empresas cuya actividad no esta ligada a una moneda externa. Se deberían tomar en consideración el riesgo de cambio, la posición de moneda del usuario, una política de estímulo al crédito en moneda nacional y Unidad Indexada, etc.-

·        Incorporar a la oferta crediticia segmentos marginados de la misma, supone pensar en una política de desarrollo del denominado “microcrédito”, así como el desarrollo de nuevas entidades como los Bancos de Fomento y de Inversión.

 

En esta síntesis muy limitada de temas, se entiende que amplios sectores del país deben encarar y desde esta institución se reitera que lo que se busca no es que todos compartan esta visión, ni los caminos que, desde este punto de vista, son los mejores o indispensables; pero se cree también que de toda crisis se deben sacar conclusiones y sobre todo encarar correcciones, pues si no se lo hace, se estará condenado a seguir tropezando con las mismas piedras. El futuro no espera.

 

 

PARA SALVAR EL PAIS

por un sistema financiero

que le sirva a los uruguayos

Agosto de 2003

 


 

Nota final: No es posible en cada documento comenzar de cero, sino que cada uno debe tomar lo ya elaborado incorporando los datos de la realidad del momento y en función de esto actualizar el marco programático y de las propuestas concretas.

Por tanto es bueno recordar una serie de documentos que nos brindan la base imprescindible para abordar esta etapa, entre ellos (se deberán seguramente incorporar otros):

q       Libro “La banca de los ‘90”, de autores varios entre otros M. Bergara Ana C. Caviglia, J.J. Cladera, H. Libonatti, J.A. Licandro ,

q       “Apuntes sobre el momento económico” y  “Endeudamiento 2da.parte” – Agosto 1999 – CTA aebu.

q       “El proceso de la crisis financiera de la agropecuaria “ – M.Gonzalez – J.J. Cladera

q       “Porqué bancos de fomento y Desarrollo” – Julio 2001 – M. Gonzalez.

q       “Por un banco al servicio del país” – 2001 – CTA aebu.

q       “Notas sobre corridas bancarias “ – mayo 2002 – CTA aebu.

q       Declaración pública Seminario Palacio Legislativo – Mayo 2002 – Consejo Central aebu.

q       “La crisis, el país y el gremio bancario” – Consejo Central aebu.

q       “Notas para la reactivación del país” – Octubre 2002 – CTA aebu.

q       “Anatomía y patología de la dolarización” – Jornadas Anuales de Economía BCU 2002 - Diciembre 2001 – G. y J.A. Licandro.

q       “Lineamientos para la conformación de  un fondo de garantía de depósitos para el sistema bancario uruguayo” – Noviembre 2002, entregado a la Comisión de Hacienda del Senado.

q       “Bases para el análisis de la coyuntura” – Junio 2003 – J.J. Cladera-

q       “Deudas de las familias, en dólares y en pesos.”  (Abril 2003)

q       Presentación realizada por el Ec. Pablo Rosselli, 11/09/2002 UCUDAL

q       Ponencia del Sr Juan José Ramos en el CEE 1815 elaborada junto al Ec, Juan José Cladera -Agosto de 2002

q       Exposición del Ec. Alberto Barreix, técnico en política fiscal del BID, en el foro empresarial "Reforma del sistema tributario", organizado por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa –ACDE -2002

 



1 El  BCU implementó varias medidas que apuntan a fortalecer la situación financiera de los bancos.

1.        Se exigió reconocer el descalce de monedas por el riesgo que genera otorgar préstamos en dólares a agentes con ingresos en pesos.  Los créditos que estaban en esa situación, fueron colocados en categorías de riesgo con una menor posibilidad de recuperación del préstamo y por lo tanto, exigieron a los bancos el aumento de sus previsiones.

2.        Se obligó a las instituciones financieras a que ajusten los valores de las garantías hipotecarias que registraron una fuerte baja de su valor después de junio de 2002.

3.        Se exigió a las instituciones calificar los créditos concedidos al sector público (administración central, gobiernos departamentales) y constituir previsiones de acuerdo a la calificación.

[1] El retorno total de los montos de inversión por concepto de mano de obra empleada en la Industria de la Construcción y anexos es del orden del 47%.