EL   FIN   DE   LA   AVENTURA.

 

He aquí algunos números. Son números oficiales, tomados de “Indicadores de la actividad económica y financiera - Marzo de 1971-, publicación, más o menos secreta que edita el vapuleado Banco Central.

El C II. 4, de la dicha publicación lleva por  título: “Endeudamiento total en moneda extranjera del Sector Público” y se extiende de de 1963 a 1970 (31de diciembre).

Vamos a resumir ese cuadro y a comparar la Situación a partir de 1967 (31 de diciembre), año y mes de la ascensión, para mayor gloria y felicidad de los orientales, del señor Pacheco. Hacemos constar que están excluidos, según así lo declara el propio Banco Central, “los créditos de proveedores” y que la deuda pública externa, está- tomada por lo que llama su “valor efectivo”.

b) Que, en el mismo período, el endeudamiento con residentes, ha tenido una reducción de diecisiete millones de dólares.

e) Que el endeudamiento con no residentes del República y el Central, ha  tenido una baja de tres millones trescientos mil dólares; pero entre tanto e1 resto del sector público ha asumido nuevas obligaciones por veinticuatro millones seiscientos mil dólares.

d) Que las deudas con residentes de la autoridad monetaria han tenido una reducción de sesenta y un millones mientras ha habido un acrecimiento de cuarenta y tres millones ochocientos en las del resto del sector público (Letras de Tesorería y Bonos).            .

e) Que, en definitiva, la deuda total del sector público ha aumentado en cuatro millones de dólares.

 

ENDEUDAMIENTO TOTAL EN MONEDA EXTRANJERA DEL SECI’OR PUBLICO

(en millones de dólar)  

 

                                              31/XII/67   31/XII/68  31/II/69           3l/XII/7O

 

Deudas con no residentes    284.9            302.8          295.4            306.2

1. B.Rep.y Central

                                              (115.1)            172.3)       (163.5)           178.8)

2. Resto sector público

                                              (102.8)           (130.5)       (131.9)         (127.4)

Deudas con residentes         124.1                99.6           104.8            106.7

1. B.Rep.yB.Central.            (114.1)             (80.8)            (60.6)        (53.9)

2. Resto sector público             (9.0)              (18.8)            (44.3)        (52.8)

Endeudamiento total

en moneda extranjera           409.0                402.4           400.2          412.9

 

Del cuadro que antecede se desprende:

a) Que entre 1967 y 1970 el endeudamiento  con el extranjero (no residentes) ha aumentado en veintiún millones de dólares. .

 Todo esto, repetimos, de acuerdo con las cifras oficiales.

 

Ellas confirman lo que insistentemente hemos denunciado:

Que, contra lo manifestado por el oficialismo, las deudas, en moneda extranjera del sector público, en lugar de reducirse han crecido;

Y que hemos contraído nuevas deudas y por mayor monto para pagar las viejas.

Las cifras precedentes son, como ya dijimos, las que corresponden al sector público. Faltan las del sector privado. Carecemos de datos oficiales y no podemos seguir su evolución en el período analizado.

Digamos sólo que hay quienes estiman la deuda en moneda extranjera del último sector en ciento cuatro millones de dólares y la de los bancos privados con el exterior en más de diez y seis millones de dólares,

Al respecto, no hay que olvidarse que por las compras decretadas del Cobranzas, Sociedad de Bancos y ahora del Mercantil, todas las obligaciones de estos bancos y de sus complicadas redes de colaterales pasarán a convertirse en obligaciones del sector público. Es una de las muchas sorpresas que nos depararán las proyectadas adquisiciones, cuando se llegue al ajuste final, si es que algún día se llega. Bien es de temer que al fin y a la postre, el estado sólo adquiera deudas.

Veamos ahora, siempre de acuerdo con los últimos números oficiales el calendario de pagos, con el exterior, de este año 1971. Con el exterior, decimos y dice el informe del Banco Central y no en moneda extranjera. Quedan excluidas por consiguiente las obligaciones con residentes, que se pagan en esa moneda extranjera. Verbigracia las Letras de Tesorería, con un monto de 18 millones ochocientos mil dólares y los Bonos del Tesoro, con un monto de 34 millones de dólares.

a) A partir de marzo, el República y el Central tienen que pagar este año:

A no residentes

Amortizaciones             54:837.000 dólares

Intereses                         5:351.000   

 Sub. Total                    60:188.000 dólares

Amortizaciones Intereses

Sub. Total

A  residentes                 

Amortizaciones            4: 836.000 dólares

Intereses                      1:039.000   

 Sub.Total                    5:875.000 dólares

 

Totales:                                  

Amortizaciones          59:673.000 dólares

Intereses                     6:390.000   

Total general            66:063.000 dólares

 

b) Los servicios exclusivamente en moneda extranjera que corresponden a las deudas externas del resto del sector público, son los siguientes:

Amortizaciones                                        15:500

Intereses                                                   5:926

Total                                                        21:426

c) Pero, como ya dijimos, no se incluyen en este calendario las Letras de Tesorería (18:8 dólares) de las cuales 14:545 vencen en el año y los Bonos del Tesoro (34:) de los cuales 16:534, también llegan a su vencimiento. Suponiendo que todas las Letras y todos los Bonos a vencer (31:079 dólares) se renueven, habrá que pagar; todas maneras, intereses sobre 52:800 mil dólares que a un tipo promedial del 10%, para abreviar los cálculos, hacen cinco millonea dos cientos mil dólares largos.

d) Hagamos un primer resumen de las obligaciones de 1971, por amortizaciones e intereses de las deudas contraídas.

Banco República y Banco Central          66:063.000

Resto del sector público                           21:426.000

Letras y Bonos                                            5:203.000

 

Total                                                          92:689.000

Algunas indicaciones complementarias.

- En la publicación titulada “Información especial al C.I.A.P. -Febrero de 1968” el Banco Central proyectó para ese año 1968, el siguiente calendario de pagos:

Sector bancario:

Amortizaciones                                      61:9

Intereses                                                 10:8

Sub. Total                                                  72.7

 

Resto sector público:

Amortizaciones                          11: 153    

Intereses                                        3:869

Sub. Total                                    15:02

 

Total general                                87:722

 

 

En dicho año 1968 las Letras de Tesorería llegaron a 13:917.000 dólares y los Bonos de Tesoro a 3:458.000. En total a 17:375.000. Haciendo el mismo cálculo que antes hicimos, había un servicio de intereses de 1:700.000 dólares. Sumado a los anteriores encontramos que en 1968, el país debió pagar por intereses y amortizaciones 89:400.000 dólares. Como no podía pagarlos se vio obligado a refinanciar. Ahora en 1971 tenemos que pagar todavía más. ¿Como lo haremos?

- En no pocas ocasiones hemos hecho referencia a la relación que guarda la deuda externa con otros índices de la economía nacional. No volveremos sobre esos análisis; pero es útil recordar que en diciembre de 1968, la Unión Panamericana, sí la Unión Panamericana, publicó un espeso volumen titulado “La brecha externa de la América Latina 1968-1973”, preparado por la “nómina de Expertos del Comité Latino americano de la Alianza para el Progreso”.

Siempre es divertido releer estos empingorotados informes que aunque recientes, nos de vuelven la imagen de un mundo muerto.

El sesudo informe de los sesudos expertos nos hacía saber: “El concepto de una brecha externa en las relaciones económicas y financieras entre un país en desarrollo y el resto del mundo, pro viene del hecho de que ciertos objetivos de política económica, no se alcanzarán sino con una cierta cantidad adicional de recursos externos. Es decir, el monto de dichos recursos que el país precisa, sobrepasa lo que puede procurarse con los bienes y servicios que a su vez proporciona el resto del mundo”.

Dicho lo cual, cuya punta es bien visible y después de otros muy abundantes desarrollos, sobre los cuales por razones obvias no podemos detenernos, el estudio presentaba numerosos cuadros, cuyo examen interesa a los efectos de este artículo.

Por ejemplo (página 80), mostraba a partir de 1956 y hasta 1965, la relación existente en América Latina entre los servicios de deuda y las exportaciones.

En 1956 aquéllos representaban el 5,8% de éstas. En 1965 habían llegado a ser el 15,5% Y el Informe comentaba: “Puede verse que en 1956, el servicio de la deuda representaba el 5,8 por ciento del total de las exportaciones del área, que este porcentaje ha crecido en forma in interrumpida y en el año 1965 representaba el 15,5 por ciento de dichas exportaciones. A juzgar por el desarrollo que han tenido las amortizaciones y los desembolsos en préstamos a la América Latina, este porcentaje dentro de muy poco sobrepasará el 20 por ciento de las exportaciones que el Banco Internacional ha considerado, en el caso de la India, como un porcentaje límite por encima del cual el servicio de la deuda no debería pasar” (subrayados nuestros). Y agregaba: “Las que se han mencionado constituyen un promedio para la región, por lo cual ya varios países latinoamericanos sobrepasan dicho porcentaje crítico del 20 por ciento”. Así era. En 1966, el servicio de la deuda externa insumía en Argentina el 26,87% de las exportaciones, en Brasil el 32,91% y en Uruguay que se acercaba peligrosamente al punto crítico, al 18.28%.

¿Cuál es la situación actual? En 1970, las exportaciones habrían alcanzado un monto de 232 millones de dólares.

Admitamos que a suma semejante o aún mayor, lleguen en 1971. El 20% de 232 millones son 46 millones. El 20% de 250 millones, 50 millones. Pero aún descartados Letras de Tesorería y Bonos del Tesoro, sabemos, lo dicen los documentos oficiales que hemos trascripto, que el sector bancario (República y Central) tendrá que pagar este año por amortizaciones o intereses a los no residentes 60 millones de dólares y el resto del sector público por amortizaciones e intereses de la deuda externa más de 21 millones.

Ochenta y un millones de dólares, equivalen a más del 32% de 250 millones, cifra optimista en la que estimamos las exportaciones de 1971.

El punto crítico a que refería el Banco Mundial y los expertos de la Alianza para el Progreso, va a ser largamente sobrepasado.

Al logro de tan brillantes resultados ha con tribuido con ejemplar tenacidad la funesta política económica de este gobierno desaprensivo, qué vive en la ilegalidad.

El escándalo del Banco Mercantil, con todas sus implicaciones y sombras, que en su documentado discurso del Senado puso al desnudo Ferreira Aldunate, no es sino un fruto de esa política. Pero, por encima de la crisis que revela, planea otra aún más profunda.

MARCHA, 23 abril de 1971