Bélgica: Presentación ante el Parlamento de un proyecto de ley para el

establecimiento de un impuesto tipo Tobin

 

Por Jean Cornil, Senador  belga

 

El senador Jean Cornil y la Diputada Karine Lalieux presentaron el

lunes 17 de diciembre de 2001 ante el Parlamento belga un proyecto de

ley tendiente a establecer un impuesto sobre los movimientos

internacionales de capitales.

 

El producido de este impuesto que puede oscilar entre un 0,01 y un

0,1% será totalmente destinado a la Cooperación al Desarrollo. Este

producido se puede estimar para Bélgica en más o menos 24mil millones

de Francos belgas. El impuesto incluye a todos los movimientos de

capitales fueran o no especulativos. Entraría en vigor cuando  una

mayoría de estados miembros de la zona euro hayan establecido medidas

similares.

 

Documento:

 

Texto del proyecto de ley presentado ante el Senado belga y exposición

de motivos.

 

SENADO de Bélgica

¡7 de diciembre de 2001

 

Proyecto de ley referido a la instauración de un impuesto sobre los

movimientos internacionales de capitales.

(Presentado por Jean Cornill y Philippe Mahoux)

 

1.1 Desarrollo

 

El objeto del presente proyecto es establecer un impuesto, en

coordinación con decisiones similares susceptibles de ser adoptadas

por otros Estados miembros de la Unión europea, sobre los movimientos

internacionales de capitales que contribuyen a desestabilizar el

sistema monetario y financiero internacional.

 

En efecto entre 1500 y 1800 miles de millones de dólares circulan

cotidianamente por el mercado de cambios. Estas transacciones son por

lo general puramente especulativas y no tienen vinculación directa con

el comercio real de mercaderías, de servicios o de inversiones. Estos

movimientos de capitales volátiles tienen

especialmente por efecto desestabilizar íntegramente ciertas economías

de países en vías de desarrollo provocando graves crisis financieras

como por ejemplo las del Sudeste Asiático, América Latina y Rusia.

 

El principio de este impuesto es el de ser  muy bajo y no afectar al

comercio de mercaderías, ni a los servicios ni a las inversiones pero

  jugar un papel de freno para los movimientos de  capitales

especulativos. Podría contribuir por consiguiente, junto a otros

mecanismos, a la lucha contra la especulación financiera,  que a nivel

europeo debería ser indiscutiblemente la puesta en marcha de la zona

Euro, la estabilización de los  flujos financieros  y   una mayor

autonomía de los estados en cuanto a conducir sus políticas monetarias

con sus positivas consecuencias para el desarrollo sustentable de las

economías emergentes y de las economías retrasadas en su desarrollo.

El objetivo de una importante porción de este volumen de capitales,

cuya motivación es la obtención de beneficios inmediatos, no tiene

evidentemente en cuenta la situación del comercio de bienes y de

servicios de los países involucrados en estas transacciones con la

consecuencia de obtener solamente ganancias sobre el capital en

detrimento de las del trabajo y del desarrollo económico global,

engendrando así los mecanismos que favorecen la generalización de la

exclusión social y la pobreza.

 

La presente propuesta está por lo tanto orientada  a aplicar un

impuesto a los flujos financieros en el marco de los impuestos

asimilables al estampillado cuyas disposiciones legislativas han sido

dispuestas por el decreto real del 2 de marzo de 1927. Orientada a

definir el campo de aplicación del establecimiento de este impuesto a

todas las operaciones a término o al contado, realizadas, ejecutadas o

en tránsito en Bélgica y cualesquiera fueren la calidad de las partes

de la transacción y a partir de un mínimo de 10.000 EUR. En efecto el

objetivo es percibir un impuesto sobre los intercambios significativos

de capitales y no sobre las pequeñas transacciones raramente

realizadas con fines especulativos.

 

Con el objeto de garantizar flexibilidad y rápida adaptación en

función de la coyuntura internacional, la presente propuesta fija los

márgenes entre los cuales el Gobierno puede establecer mediante un

Decreto real dirigido al Consejo de Ministros el monto exacto del

impuesto.

 

Según las cifras comunicadas por el Banco Nacional de Bélgica el 9 de

octubre de 2001, el monto neto de los negocios sobre los segmentos

tradicionales del mercado de cambios y de sus productos derivados

llegarán en el 2001 a más o menos 6000 mil millones de EUR.

Aplicándoles un impuesto del 0,01% el producido de este impuesto sería

de 600 millones de Eur ( es decir 20 mil millones de Francos belgas)

 

Se propone que estos ingresos sean afectados en su totalidad a la

Cooperación al Desarrollo en la medida en que existe un vínculo entre

el carácter especulativo de estas transacciones  y la

desestructuración de ciertas economías de los países en vías de

desarrollo. Teniendo en cuenta las urgentes necesidades de estos

países en mejorar el bienestar de la población y luchar contra la

pobreza y la exclusión social, nos parece especialmente oportuno

afectar el producido de este impuesto a la ayuda al desarrollo.

 

El Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo estima en 40 mil

millones de dólares por año la eliminación de la más extrema de las

pobrezas y el acceso a las estructuras sanitarias y educativas básicas

en los países del Tercer Mundo. Esta fuente de ingresos, que es

anticipo de un primer impuesto mundial debe compensar  ciertamente los

efectos destructivos de la especulación financiera.

 

El artículo 5 de la presente propuesta prevé el campo de aplicación de

las transacciones sometidas a este impuesto con la posibilidad de que

el Rey por decreto dirigido al Consejo de Ministros defina los

criterios suplementarios de localización  de modo que los operadores

financieros no lo eludan. Pero la propuesta prevé igualmente la

efectiva puesta en marcha de la percepción de este impuesto cuando  la

mayor parte de los miembros de la zona Euro hayan adoptado medidas

similares.

 

Es esencial, efectivamente inscribir esta disposición en el marco

europeo y otros países como Francia están en camino de tomar similares

medidas dentro de la misma perspectiva. Solo una acción concertada

tanto a nivel europeo como internacional permitirá poner límites a los

mecanismos puramente especulativos y sancionar a los paraísos

fiscales. Este principio ya está haciendo progresos en otras partes.

Existen similares iniciativas en Canadá, España, Gran Bretaña, Suiza,

Chile y Uruguay.

 

 Además en Bélgica están la resolución del Senado del 7 de diciembre

de 2000 (aprobada por 53 votos, uno en contra y 8 abstenciones) y la

de la Cámara de Representantes del 13 de junio de 2000 y la

declaración gubernamental de julio de 1999, que aunque no menciona

explícitamente  este impuesto, no es inconciliable con nuestra

propuesta. El Consejo Superior de Finanzas en su informe de junio de

2001 tampoco pone en tela de juicio la factibilidad técnica y jurídica

de este tipo de impuestos a nivel europeo. Finalmente en el marco de

la Presidencia Belga de la Unión europea, la Comisión realiza un

estudio de factibilidad que se limitará probablemente a relevar los

aspectos positivos y negativos de la aplicación de un impuesto de este

tipo.

 

Se trata ante todo, para los autores de esta propuesta, de una

cuestión de voluntad política.

Su aplicación en el plano técnico es muy simple de poner en práctica

teniendo en cuenta la trazabilidad de los flujos financieros. Existen

ya otros impuestos percibidos en el mundo sobre muchos movimientos

financieros  tales como sobre los "mercados de acciones" en Singapur,

en Hong Kong, en los EEUU y en Francia. Estos impuestos no han sido

rechazados ya que no tienen carácter fiscal y están destinados al

funcionamiento de las bolsas.

 

En conclusión, nos parece esencial encarar una iniciativa legislativa

en la materia con el objeto de establecer un impuesto sobre los

movimientos especulativos del capital dad lla desbocada evolución de

las finanzas internacionales y sus trágicas consecuencias sobre los

países en vías de desarrollo.

 

El texto completo de la mencionada Ley será incorporado a la página

WEB: www.attac.org/argentina - enlace La Tasa Tobin