INTERVENCIÓN DE LA EDILA RENEÉ CHIAZZARO SOBRE ATTAC

 

  Señor presidente, señores ediles: la globalización financiera tiene características negativas, principalmente en los países más pobres, los que estamos siendo sometidos a condiciones extremas que nos impone y dicta en muchas oportunidades la política económica a llevar adelante.

Indudablemente, todos los partidos aquí representados tienen una propuesta o programa alternativo de cómo enfrentar la situación y resolverla. Allí residen nuestras profundas y antagónicas posiciones.

Pero, más allá de las diferencias, podemos coincidir en que seguimos siendo un país del tercer mundo al arbitrio de los poderosos. Como legisladores departamentales no somos ajenos a lo que sucede en el Departamento, así como en la región y en el mundo, todo lo cual tiene consecuencias sobre nuestra política nacional.

Este es el motivo de la presentación de ATTAC en este recinto parlamentario.

Frente a esta coyuntura hoy accedemos al final del siglo XX e inicios del XXI viviendo y presenciando, desde el sur de nuestro mundo, una serie de acontecimientos cargados de alta emotividad y contenido social, que están ocurriendo en los países llamados "desarrollados".

Cada una de las reuniones citadas por las organizaciones que regulan la economía mundial OMC, FMI, BM fueron acompañadas en forma simultánea por una serie de manifestaciones que modificaron sustancialmente la marcha y los resultados de las mismas. Airadas protestas contra la OMC en Seattle en noviembre del 99, activas movilizaciones en abril en Washington y luego en Praga en el pasado mes de setiembre, son algunos de los ejemplos en donde aparece, cada vez con más fuerza, un nuevo sujeto colectivo que no es fácil de definir.

¿Qué son todas esas organizaciones? ¿Quiénes son sus activistas? Evidentemente son ciudadanos y organismos que se unen, manifestando su rechazo a la política que condena a nuestro mundo a la miseria, a la desigualdad y a la desesperanza. El primer antecedente quizás haya sido el llamado "Encuentro intercontinental por la humanidad y contra el neoliberalismo", organizado en México en 1996.

 

Poco después, por iniciativa del periódico "Le Monde Diplomatique", se forma una asociación que reclama el establecimiento de una tasa sobre las transacciones en los mercados internacionales, la llamada Tasa Tobin, para que con su recaudo se financien proyectos de carácter social que combatan el hambre y la pobreza.

Es en esta instancia que queda formada la primera ATTAC, la primera Asociación para la Tasa Tobin de Ayuda a los Ciudadanos.

 

En Montevideo, el 27 de octubre último, en el Paraninfo de la Universidad de la República, se creó ATTAC Uruguay, cuya consigna es una apuesta a la esperanza: Porque un mundo diferente es posible.

 

El texto de la carta fundacional de nuestra ATTAC Uruguay es el siguiente:

 

ATTAC es un movimiento internacional para el control democrático de los mercados financieros y de sus instituciones. La globalización financiera neoliberal ha tenido impactos negativos, principalmente en los países más pobres, y ha provocado crisis financieras en los países más endeudados. Su influencia en las políticas económicas resultó en depresión salarial, aumento de la desocupación y recorte en los gastos de salud y educación. No queda un solo sector de la sociedad que no haya sido golpeado por sus efectos. Los medios de información tradicionales nos presentan este fenómeno como una característica inevitable de nuestro tiempo. Por lo tanto, según estos medios, nuestros gobiernos deben aceptar los programas de ayuda o salvataje originados en instituciones internacionales cuyas consecuencias son fuertes costos productivos y sociales. Hasta ahora, además, los programas no han logrado impedir nuevas crisis. Pero es evitable. Todavía se puede poner freno a la mayor parte de los engranajes de esta máquina de desigualdades. El argumento de su "fatalidad" se alimenta demasiado a menudo por la censura de información acerca de las alternativas posibles, ejercida en los medios de información. En junio de 1998, a iniciativa de la revista francesa "Le Monde Diplomatique", se constituyó en Francia la Asociación para la Tasa Tobin de Ayuda a los Ciudadanos, ATTAC.

La Tasa Tobin es una propuesta del economista norteamericano James Tobin, Premio Nobel. Se trata de un impuesto sobre todas las transacciones financieras en monedas extranjeras, aplicado a escala mundial. El impuesto Tobin, inicialmente fijado en el 0,1% del valor de tales transacciones, proporcionaría cerca de 100 mil millones de dólares por año. Esta suma, recaudada esencialmente en los países industrializados donde están las grandes plazas financieras, podría utilizarse para acciones de lucha contra la desigualdad, para promover la educación y la salud pública en los países pobres, para la seguridad alimentaria y el desarrollo duradero, lo que muchos llaman el pago de la "deuda social y ecológica".

 

Ese mismo año se realizó en París la primera reunión internacional con participación de más de mil personas provenientes de ochenta países de todos los continentes, en la que se redactó su plataforma.

 

En este sentido, ATTAC propone:

Informar más eficazmente a la opinión pública internacional.

Debatir juntos, producir y difundir información para incrementar nuestra propia comprensión de una situación internacional en rápida evolución.

Definir alternativas con el objetivo de ofrecer herramientas a los movimientos sociales. Coordinar las redes y organizaciones con objetivos similares a los de ATTAC. Contribuir a la reconquista de los espacios perdidos por la democracia en beneficio del campo financiero.

Crear un espacio democrático a nivel mundial.

En resumen, ATTAC es una forma de coordinar esfuerzos de los ciudadanos de este planeta que desean vivir en un mundo más humano, más justo y más solidario.

Quienes hemos constituido el grupo fundacional de ATTAC Uruguay, pretendemos difundir las propuestas que están circulando a nivel internacional y consolidar la presencia de las mismas en nuestro país. En tal sentido aspiramos a lograr el mayor número de adhesiones, tanto a nivel individual como institucional, a consolidar la estructura funcional del movimiento y darlo a conocer en nuestra sociedad. Buscamos relacionar la propuesta de ATTAC con los problemas de la producción industrial y agrícola, de la atención a la salud, la educación, la emigración, el desempleo, el marginamiento y la exclusión. Porque realmente consideramos que un mundo diferente todavía es posible.

 

Quisiera informarles que desde el 25 al 30 de enero de 2001, en Davos, Suiza, se reunirán nuevamente estos organismos financieros. ATTAC es uno de los convocantes para el Foro Social Mundial que se realizará en la ciudad de Porto Alegre. Esta es una instancia a nivel internacional en que se analizarán las diferentes alternativas viables a un desarrollo económico y social, diferente a los esquemas planteados en el llamado pensamiento único que sustenta el mundo actual.

Les agradezco vuestra atención.

Sigo creyendo que todo esfuerzo que mejore la calidad de vida de la gente es algo que nos debemos como políticos dedicados al bienestar en este caso de los ciudadanos de Montevideo. Señor presidente: agradecería que estas palabras fueran enviadas a ATTAC Uruguay, al Partido Nacional, al Partido Colorado, al Nuevo Espacio, Cámara de Diputados y Cámara de Senadores. Muchas gracias.