SE CREO COMISIÓN CIUDADANA PARA LA AUDITORIA DE LA DEUDA EXTERNA

 

El martes 9 de agosto, en la Sala Paulina Luisi del Ed. Anexo del Palacio Legislativo, se realizó el acto de creación de la Comisión Ciudadana para la Auditoría de la Deuda Pública externa e interna. El evento fue convocado por Attac, Cudecoop, Emaús, Feuu y  Pit-Cnt. En el acto hicieron uso de la palabra representantes de dichas organizaciones los cuales se refirieron a los impactos devastadores de las obligaciones generadas por el sobreendeudamiento sobre el desarrollo productivo y la calidad de vida de la población.  También se afirmó que el endeudamiento pone en discusión la soberanía del país y que condiciona fuertemente las posibilidades de que el Estado utilice el presupuesto nacional para satisfacer las necesidades sociales de un país que se encuentra ante los peores indicadores de pobreza e indigencia de la historia uruguaya.

 

La necesidad de llegar a comprender porqué y cómo se llegó a esta situación, cuáles fueron los mecanismos mediante los que se llegó a este nivel de endeudamiento, plantea  interrogantes que sólo a través de una auditoría, podrán responderse.

También se informó acerca de los antecedentes de auditorías realizadas en latinoamérica (Brasil en 1931), la investigación y el juicio de Alejandro Olmos en Argentina que logró probar la ilegitimidad de la deuda y la responsabilidad de las instituciones acreedoras en el endeudamiento, las experiencias que están en curso actualmente en Brasil y Ecuador y las organizaciones sociales que están trabajando en la implementación de auditorías.

Todas estas experiencias nacieron de la sociedad civil, en forma amplia y  pluralista y fueron concertadas con los gobiernos que son quienes disponen de los medios y potestades para obtener la información sobre los contratos de deuda.

 

El objetivo planteado por los miembros de la nueva Comisión es crear condiciones para una participación ciudadana informada en un tema de enorme trascendencia para el país generando, además, capacidades para combatir la corrupción y terminar con las negociaciones que tradicionalmente se han hecho a espaldas de los pueblos, en sesiones secretas. Se descarto, según los expositores, la toma de posición, como Comisión, respecto a las políticas a implementar respecto a la deuda justa, pero se señaló  que era ética y políticamente necesario cuestionar y reclamar la corresponsabilidad de los organismos internacionales de crédito en el  sobreendeudamiento. En varias ocasiones se hizo hincapié en la importancia de este tipo de acciones de la sociedad civil para fortalecer  la democracia y reafirmar el camino de cambios que abrieron los uruguayos  el 31 de octubre.