Advierten en Uruguay sobre perjuicios de la deuda pública

 

 Montevideo, 9 ago (PL) Organizaciones sociales de Uruguay llamaron hoy a  formar una comisión que posibilite auditar la deuda pública y advirtieron que el pago de esos débitos "constituye un cuantioso drenaje de recursos hacia el exterior".

 

En la reunión realizada en una sala del anexo al Palacio Legislativo (Parlamento) participaron representantes de la central única de trabajadores PIT-CNT, la Federación de Estudiantes Universitarios y Confederación Uruguaya de Entidades Cooperativas.

 

Los asistentes, entre los que se encontraba también la organización no gubernamental Emaus Internacional, coincidieron en que "en los últimos 45 años, los gobiernos y la dictadura cívico-militar, acumularon un endeudamiento por encima de la capacidad de la economía".

 

Indicaron que, a corto plazo, la deuda en moneda extranjera es apremiante, ya que en un año alcanzará los dos mil 902 millones de Dólares, mientras las reservas del Banco Central del Uruguay suman 789 millones  dólares.

 

En esta nación sudamericana, la deuda casi cuadruplica las reservas, iguala el Producto Interno Bruto (PIB), y representa lo que obtenga por las exportaciones de cuatro años y medio.

El estudio del tema confirmó que el pago de los servicios de la deuda constituye un cuantioso drenaje de recursos hacia el exterior, en un período con graves problemas sociales para la mayoría de la población de esta nación sudamericana.

 

Por el endeudamiento -aseguran expertos- el país queda sometido a severísimas restricciones, que "condicionaran la corrección de las enormes asimetrías sociales".

 

En Uruguay el 40 por ciento de la población se encuentra por debajo de la  línea de pobreza. El porcentaje de niños pobres desde principios de 1990 ha demostrado"ser rígido a la baja a pesar de los periodos de vigoroso crecimiento del PIB que se verificaron". Actualmente, el porcentaje de niños pobres menores de seis años se ubica

 entre el 56 y el 65 por ciento, dependiendo de la línea de pobreza que se considere, precisan los datos. Esos guarismos casi duplican los mínimos verificados en 1994, y a ellos hay que agregar "el alto nivel de endeudamiento interno que presentan los  sectores productivos y las familias".

 

Las organizaciones que llaman a formar la comisión de auditoria consideran que ese endeudamiento del país no se tradujo en un beneficio para la economía, así como tampoco para los ciudadanos.

 

De ahí los cuestionamientos: ¿quiénes contrajeron los empréstitos, quiénes otorgaron los préstamos, en qué condiciones fueron aprobados, en que se invirtieron esos dineros?.

 

rgc/obr/cm