Miércoles 22 de febrero de 2006

                                                                           

PARA QUE HAYA JUSTICIA

Los aportes a la Caja Bancaria deben ser proporcionales a los negocios de los bancos

 

Entrevista a JORGE MOLINARI, delegado de los trabajadores jubilados a la Caja Bancaria.

 

RICHARD PRIETO - Estamos hoy con Jorge Molinari, delegado de los trabajadores jubilados a la Caja Bancaria, para tratar sobre el proyecto que presentaron los seis principales bancos privados del país, organizados en la Asociación de Bancos Privados del Uruguay, Abpu. Buenos días, Jorge. Tenemos sobre este tema una declaración pública del Consejo Central de Aebu, emitida ayer. Pero antes que nada me gustaría conocer su opinión sobre un aspecto de la propuesta de los bancos privados: ellos proyectan bajar un 20 % el monto de las jubilaciones.

 

JORGE MOLINARI - Nos hemos encontrado, después de mucho tiempo, a lo largo del cual se nos decía que existía un documento pero no aparecía, conque el documento apareció, presentado por el actual gerente de la Asociación de Bancos Privados del Uruguay, el economista Julio de Brun. Casualmente, esta persona fue presidente del Banco Central durante todo un período muy crítico para el sistema financiero, donde se hicieron graves cargos sobre la falta de controles a los bancos que actuaban en el sistema. Otras personas involucradas en este proyecto son: un destacado profesional, el doctor Rodolfo Saldain -que actuó en la presidencia del BPS durante todo el período en el cual fueron implementadas las AFAP- y el contador Luis Camacho. Este documento al fin fue presentado al Ministerio de Economía y es el que hoy comenta un medio de prensa y al que hace referencia la resolución del Consejo Central de Aebu.El documento no aporta elementos nuevos. Fijémonos en que el BPS tiene actualmente un déficit de más del 50 % de su presupuesto, que es cubierto por Rentas Generales. Si se bajaran al 50% las prestaciones del BPS, indudablemente el instituto quedaría equilibrado. Acá el problema no pasa por allí. Estas ideas para un proyecto de salida al problema de la Caja Bancaria van directamente a lo que le interesa a los bancos que contrataron a los asesores.

 

RP - ¿Y eso es?

 

JM - Es un informe hecho a medida. No se tiene en cuenta la situación del país. No se tiene en cuenta el rol del sistema financiero, no hay proyecciones de futuro. Es más: parten de la base de que no va a haber incremento de funcionarios en el sistema financiero. Eso tiene su lógica. Los bancos extranjeros que financian esa consultoría son bancos que no están interesados en el desarrollo del sistema financiero en el mercado interno. Lo que desean es seguir participando en los grandes negocios de las grandes concentraciones empresariales a nivel internacional.Esto choca directamente con el sistema de previsión social. Y vamos a poner un ejemplo que ya hemos usado antes: Yo tengo un banco multinacional, que tiene un número muy reducido de funcionarios y opera un movimiento financiero de gran entidad por la vinculación que tiene con las multinacionales. Paga muy poco a la Caja Bancaria, lo hace en función de los trabajadores que tiene.

 

RP - Está claro.

 

JM - Pero yo tengo otro banco que se dedica al menudeo, a la actividad bancaria del país y que tiene sucursales por todos lados. En este momento está sobre el tapete Cofac y los problemas que ha provocado su suspensión y sobre cuya situación nosotros sostenemos que es muy importante que se le encuentre una salida.Pero Cofac tiene un aporte a la Caja Bancaria por 611 funcionarios. Es mucho más que lo que aporta cualquiera de los bancos que citaba antes, porque Cofac actúa al menudeo.En definitiva, ¿qué es lo que tengo que plantear y qué es lo que planteó la Caja Bancaria en su proyecto de 2001, que fue votado por su Consejo Honorario, donde estaban los representantes de los bancos, los del Poder Ejecutivo y los nuestros? Este proyecto fue votado con salvedades en cuanto al impuesto que establecía, pero fue apoyado por el conjunto del Consejo y se elevó al Poder Ejecutivo en diciembre de 2001.Este proyecto planteaba retomar el impuesto a las transacciones financieras. Esto significa que el aporte a la institución de previsión social se haga por los recursos que se manejan y se mueven y no por el número de trabajadores que hay detrás de cada banco. Es más, decíamos, que esta concepción de impuesto a las transacciones financieras va más allá del tema Caja Bancaria. Entendemos que significa un cambio en la filosofía del sistema fiscal del país. Tenemos que cambiar este sistema en el cual el impuesto decisivo es el IVA, al cual aportan más los que menos tienen y con el cual estamos pagando todos los días la seguridad social del país. Miremos que de cada mil pesos que gastamos en el supermercado, más de 250 pesos van a Rentas Generales y más de 120 van a compensar el déficit de la seguridad social del país. Hoy este déficit es un dato que no se puede eludir, que hay que tratar inexorablemente porque hay un millón de pobres.Y cuando decimos que hay que ir a un sistema impositivo distinto, no le estamos diciendo al gobierno que esto tiene que hacerse hoy; tiene que haber una transición, tiene que haber acuerdos internacionales por los cuales se grave a las grandes concentraciones financieras. Por supuesto, el informe de los asesores de la patronal bancaria no toma este tema.

 

RP - Ellos aducen que el sector privado ha asumido el costo financiero del régimen de previsión social por la ineficiencia del sector financiero público. Y dicen que "existe evidencia que permite afirmar que el sector financiero de propiedad privada es autofinanciable con tasas personales y patronales razonables, aunque mayores a las del régimen general a cargo del Banco de Previsión Social".

 

JM - Ellos lo que establecen es un universo directamente ligado a su actividad. Esto está directamente relacionado con lo que decíamos anteriormente. Si tienen un número de trabajadores reducido y hacen grandes movimientos de capital, es evidente que no van a tener ningún inconveniente en financiar la seguridad social de ese pequeño número de funcionarios. Pero el problema del país no es ese. El país necesita la bancarización, pero además necesita los controles financieros. Y llama poderosamente la atención que quien encabeza la delegación que presentó este proyecto al equipo económico es el economista Julio de Brun. Porque en el período en que de Brun estuvo al frente del Banco Central, la actividad financiera se hizo por fuera de los bancos, absolutamente fuera de control, como se sigue haciendo al día de hoy. Y es necesaria una legislación para poner coto a la actividad financiera informal que se hace escandalosamente por fuera de los bancos y sin control del Estado.Esto es lo que ellos no plantean en este proyecto. Lo otro, esa afirmación de que bajando las jubilaciones se equilibra la caja, por supuesto, tienen toda la razón del mundo. Si yo dejo de pagar las jubilaciones la caja se equilibra.

 

RP - Ellos proponen un tope de 30 mil pesos y para su financiación un aporte adicional de los activos equivalente al 2 % de sus salarios.

 

JM - Lo que ellos trasladan a su propuesta es lo que Saldain impulsó a través de la ley en el BPS, con respecto a las AFAP. Acá el tope es otro: todo lo que supere los 30 mil pesos corre por cuenta exclusiva de los funcionarios. Y eso tampoco es verdad, porque todos sabemos que un jerarca de un banco internacional, que tiene un seguro fuera del país -seguro de salud, seguro de enseñanza y de atención de su familia-, absolutamente por fuera de la Caja Bancaria (y gana 10 mil, 15 mil o 20 mil dólares), evidentemente no tiene ningún problema en materia de aportes. Esta es una limitación para los funcionarios uruguayos del sistema y una salida del mismo estilo que la que propuso Saldain para el BPS con la ley que creó las AFAP. Esta ley ha conducido a una situación extremadamente crítica, porque las AFAP no han solucionado ninguno de los problemas jubilatorios del país. Es más, hoy es enorme la cantidad de gente que ya no accede al los sistemas jubilatorios, que no se va a jubilar, que va a ser atendida en cierta medida con algún sistema de asistencia solidaria y social, pero no a través de un sistema integrado en el cual la gente se organiza, se formaliza y actúa de acuerdo con las normas legales de la previsión social que fueron el orgullo del país en los primeros 50 años del siglo pasado.

 

RP - ¿Este proyecto, que tan claramente está tan lejos de los postulados de los trabajadores bancarios, es un escollo en el camino de la lucha por recuperar a Caja Bancaria?

 

JM - Pienso que esto es en cierta medida la propuesta de un grupo de bancos para que el Poder Ejecutivo tome posición sobre el tema. Y en cierta medida, el que tiene un problema más complejo es el Poder Ejecutivo. Nosotros recibimos en la Caja Bancaria a una delegación técnica del Fondo Monetario Internacional, integrada por dos economistas, una economista peruana y otro mexicano. Estos temas los debatimos con ellos. Si bien adujeron que eran técnicos y que no querían avanzar en temas que los excedían, inevitablemente en esas casi dos horas de conversaciones los temas políticos estuvieron encima de la mesa. Allí hicimos centro en la necesidad de la bancarización y del impuesto a las transacciones financieras.

En determinado momento la economista peruana nos dijo: "Pero la caja está quebrada". Y le contestamos que no solamente la caja. "Sí, claro -nos dijo- el sistema de seguridad social del país está quebrado".Y le agregamos: "No solo el sistema de seguridad social del país está quebrado". Fue entonces que nos contestó: "Sí, efectivamente, hoy hay una crisis muy grave de los sistemas de seguridad social en el mundo, en Francia, en Italia, en España" (y ahí citó ejemplos mostrando que hay que ir con otra proyección a mirar el futuro).

Y si ustedes ven las últimas noticias de Europa se enterarán de una reunión de ministros de la Comunidad donde analizan la grave situación de la seguridad en Europa, donde crece el informalismo y donde el régimen fiscal cae sobre la gente y no sobre las grandes concentraciones de financieras, que son el elemento central de esta etapa del desarrollo económico del mundo.Entonces, este es un documento hecho a medida, a pedido, a gusto de quienes lo encargaron. Deben haber quedado muy complacidos con ese proyecto.

Para nosotros es un elemento de análisis, de profundización, pero los grandes temas que tenemos que discutir en el país y con el equipo económico son la bancarización y el impuesto a las transacciones financieras, la necesidad no de una policía fiscal, sino de que la banca esté al servicio del desarrollo económico, y que efectivamente exista un desarrollo bancario.

Ellos estrechan su visión. Aparentemente dejan en manos del Estado y de los especuladores privados lo que pueda haber en materia de servicios bancarios. Eso nos parece una barbaridad, una renuncia al progreso humano y efectivamente el documento de los bancos privados lo confiesa; no admite el desarrollo posterior, muestra una realidad congelada. Aebu va a seguir su camino, debatirá a todos los niveles, porque el tema de la seguridad social es fundamental para la caja, pero también para el país. Nosotros tenemos iniciativas que son realmente importantes para solucionar el problema, a través de una perspectiva de engarce con el resto de los países del mundo que quieren buscar un cambio en esta situación.