LA MADRE DE TODAS LAS BATALLAS.-

 

No tengo dudas, el 1º de marzo de 2005, asumirá un gobierno de otro signo.-

Pero tampoco tengo dudas, de que para que realmente haya cambio de signo, habrá que participar en varias batallas.-

Y me podrán dar una lista interminable de cosas a hacer, incluso dar opiniones incontrastables de lo que es la emergencia social, y de cómo atenderla prioritariamente.-

Pero yo quiero poner el acento en lo que es a mi entender la madre de todas las batallas :  un cambio radical en el sistema impositivo y sus instrumentos de recaudación.-

Cuando el señor Presidente de la República dice que la Caja Bancaria tiene un problema porque hay más pasivos que activos (hecho que hemos venido señalando en múltiples documentos, incluso a nivel institucional de la propia Caja Bancaria), y que además la sociedad va a tener que ir en su apoyo, está dando una visión equivocada y parcial del problema.-

La Caja propuso en diciembre del 2001, dos soluciones claves: el hacer que los que realizan actividad financiera por fuera del sistema, eludiendo además controles, fueran legalmente obligados a afiliarse a la Caja, y además en el aspecto impositivo se establecía un aporte del 5 por 10.000 a las transacciones financieras.-

Y lo que el señor Presidente omitió es que este es un problema de todo el sistema de seguridad social del país, y que los bancarios cuando defendemos a nuestra Caja somos absolutamente conscientes de que proponemos  soluciones puntuales pero que a la larga no habrá solución si no es con el conjunto del sistema.-

Dos hechos se conjugan para que la crisis se acentúe: el avance tecnológico y el informalismo, de eso y en crecimiento también tenemos en el sistema financiero.- (estimulado además por los popes del sistema).-

De que se trata entonces: de repensar toda la sociedad.-

Desde el diezmo a que hace referencia la Biblia, desde los corsarios de Artigas (una forma genial de impedir que los que dominaban las aduanas estrangularán las naciones nacientes), hasta hoy en que oímos hablar de múltiples soluciones impositivas, el problema es el aporte impositivo de cada uno a la sociedad.- Y para ello es absolutamente imprescindible bancarizar.-

Hasta hoy hablar de bancos, era hablar de burbuja financiera (tenemos que hacer una salvedad: muchos productores rurales nos hablan con orgullo de sus créditos en el BROU, pero eran otros tiempos, y tal vez otros Batlles), tendremos que volver a hablar de un sistema financiero por el que pase toda la actividad del país, y por el que a través de sus avances se controle, se fiscalice y se recauden los impuestos necesarios para la actividad democrática de toda la sociedad.-

Pero hablar de bancarizar (significa que toda actividad económica es jurídicamente valida solo si se realiza a través de un banco), con el actual sistema impositivo es demencial.-  Por eso digo que hoy la madre de todas las batallas es esta.-

Pero además soy absolutamente consciente de que este modelo impositivo, no es la perversión de nuestros actuales gobernantes, ellos si son responsables por ser la mano ejecutora (con su provechos particulares), de una política de los organismos financieros internacionales.- Y entonces la batalla que hoy va conociendo nuevos actores con los cambios de gobiernos, particularmente en nuestra América, habrá que darla en el terreno de la defensa del derecho de los pueblos, a la vida digna (que ahora algún imbécil llama populismo radical).-

El gobierno de Bélgica acaba de aprobar un impuesto a las transacciones financieras a aplicarse en lo que ellos llaman la Eurozona; es un primer paso, que ahora requiere igual resolución de los otros gobiernos.-

Como diría Galileo : e pour se muove.-

 

 

Jorge Aniceto Molinari.-                                        24 de junio de  2004.-