Compromiso para Caja Bancaria
Astori aseguró que se pondrán a trabajar de inmediato

En la entrevista mantenida por el Consejo Honorario de la Caja Bancaria con el ministro de Economía y Finanzas Danilo Astori y su subsecretario, contador Mario Bergara, se obtuvo el compromiso de parte de las autoridades de no dilatar más el proceso de reforma de la institución, que le acarrea pérdidas por 80 millones de pesos mensuales.

 

EN REFORMA DE CAJA BANCARIA


El ministro Danilo Astori prometió ponerse a trabajar de inmediato

 

1º de junio de 2006 – Camacuá y Reconquista

 

Entrevista a JORGE MOLINARI, integrante del Consejo Directivo Autónomo de Jubilados y Pensionistas de Aebu.

 

MANUEL MÉNDEZ – La semana pasada tuvo lugar una reunión de crucial importancia para los bancarios. El Consejo Honorario de la Caja Bancaria se reunió con representantes del equipo económico, incluido el propio ministro Danilo Astori, para tratar la situación de Caja Bancaria. ¿Cuál fue el resultado de esta reunión?

 

JORGE MOLINARI – Cuando el compañero Leomar Pastorino asumió la presidencia de la caja, uno de los principales objetivos que planteó –con la unanimidad del Consejo Honorario– fue la necesidad de tener una entrevista con las autoridades responsables del tema de la Caja Bancaria, en particular con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y con el Ministerio de Economía. Pero este encuentro se fue demorando.

Nosotros tuvimos reuniones en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, con la participación del ministro, el subsecretario y un asesor del propio ministerio. Hemos mantenido entrevistas con la OPP, y nos estaba faltando esta reunión, que ya estaba pedida desde hacía algún tiempo y se concretó el jueves pasado. Nos reunimos con el ministro Danilo Astori, el subsecretario Mario Bergara y el economista Andrés Masoller. Además, participaron los siete miembros del Consejo Honorario. En primer lugar, este es el fruto del trabajo de la Asociación de Bancarios, que siempre ha puesto en primer plano a la Caja Bancaria; además, es el trabajo de nuestros compañeros, que se vienen movilizando en todo el país y han concretado ya siete entrevistas a nivel municipal y que vienen informando a la sociedad permanentemente.

También la otra asociación de jubilados bancarios ha creado una comisión que ha elaborado un trabajo sobre la reimplantación del impuesto a las transacciones financieras para la Caja Bancaria. También hicieron un acto de lanzamiento de este trabajo, que tuvo repercusiones en varios sectores.

Todo esto tuvo influencia para que en esta reunión se volcaran todos los elementos que nosotros hemos venido comentando durante tanto tiempo ante la opinión pública y ante nuestros compañeros. El próximo viernes en el plenario vamos a distribuir el memorando que se entregara al Ministerio de Economía y Finanzas, porque allí se resumen nuestros planteos. En el informe trataremos de resumir las conclusiones principales de esta reunión.

En este memorando decíamos que hace veinte años que el Consejo Honorario de la Caja Bancaria viene señalando a través de distintos proyectos la forma de atender una crisis inexorable de la caja, que también es fruto de la crisis del conjunto del sistema de seguridad social del país que, a su vez, es un reflejo de la crisis de la seguridad social a nivel mundial. La caja siempre trató por todos los medios de elaborar proyectos atendiendo a soluciones que paliaran o alejaran el horizonte crítico para los plazos de la caja.

Esta crisis inminente no fue considerada por los poderes públicos. Actualmente, hay un promedio de déficit mensual de 80 millones de pesos. Al caducar el aporte extra de la patronal y los jubilados el 31 de marzo, el déficit mensual va a superar los 130 millones de pesos. Así se lo señalamos al ministro, diciéndole que era un problema de la caja y un problema que tenía el propio Ministerio de Economía. Es el resultado de una situación largamente anunciada, causada por motivos que también señalamos: la forma en que se trabaja en el sistema financiero y la actividad que hay por fuera de él, los avances tecnológicos y la situación general.

Pero el problema principal es que hay un desfasaje en los plazos. En este momento el gobierno ha puesto en discusión la reforma tributaria, que también afecta a la Caja Bancaria. Nosotros pasamos de una cantidad de aportes por IRP cercana a los 20 millones de dólares a prácticamente el triple. No es posible tratar este asunto sin analizar las consecuencias que tendría sobre el colectivo bancario la aplicación de una doble o triple tributación para poder salvar a la caja. Sería insostenible, y así se le expresó al ministro. Se le habló sobre la necesidad de acelerar los plazos y la de analizar estos dos temas conjuntamente.

Evidentemente, las exoneraciones del sistema tributario para deducir aportes con otros fines –en este caso, el salvataje de la Caja Bancaria– tienen que ser discutidos. Nosotros tenemos responsabilidad como administradores de la Caja Bancaria y también ante un colectivo que debe decidir qué medidas propone y qué medidas acepta, como lo decidió en 2001.

 

MM – ¿Hubo alguna respuesta sobre el tema de la bancarización y del impuesto a las transacciones financieras?

 

JM – El compañero Gerardo Moratorio, que hizo la exposición, fue muy claro al explicar la desventaja impositiva que significaba trabajar sin el control del BCU, y demostró que esa forma de trabajo por fuera del sistema bancario y de la Caja Bancaria, era un elemento negativo para el país. Ellos dijeron estar de acuerdo con el camino de la bancarización, aunque no lo dieron como una medida inmediata.

Cuando comenzamos a analizar la importancia que tendría el impuesto a las transacciones financieras y vimos la preocupación del FMI por el hecho de que nosotros reafirmáramos este tema, el Ministerio de Economía señaló que no está excluido ningún impuesto. Dijeron que ellos deberían determinar el destino de cada impuesto.

Para nosotros lo más importante es definir el cambio de concepto hacia el sistema impositivo y hacia la seguridad social. Ellos mismos, a través de Mario Bergara, reconocieron la quiebra del sistema de seguridad social del país. A nosotros nos alegró que lo admitieran, porque significa reconocer la realidad. Hasta hoy solo habían hablado de la Caja Bancaria y no de una temática muy grave del país. No es sencillo resolver la situación que viven un millón de pobres en el país.

Nos parece que lo más importante fue la actitud del Ministerio de Economía cuando les dijimos que los datos estaban y que no había ningún motivo para seguir postergando la consideración de los temas. Entonces, a iniciativa del ministro Danilo Astori, plantearon ponerse a conversar ya mismo, a hacer proyecciones, datos, análisis, para buscar posibles salidas.

Para nosotros esta actitud tiene una enorme importancia. Luego de la reunión examinamos el tema entre los consejeros de la caja y Leomar Pastorino propuso llamar a los gerentes para decirles que había un cambio. La disposición del Ministerio de Economía es de analizar los temas ya. Este es un desafío para la caja, que tendrá que poner al día sus proyecciones y tendrá que seguir trabajando activamente con la consultora.

Hasta el momento en que fuimos al Ministerio de Economía no estaba firmado el contrato del gobierno con la consultora, pero nos dijeron que el contrato era un hecho. Hemos dicho públicamente que esta consultora encargada de contar con información y documentación independiente es una garantía, porque son profesionales de alto nivel y con gran conocimiento de estos temas.

Quiero hacer una exhortación a los compañeros para que participen del plenario el viernes, porque hay que resaltar una vez más que la actividad de nuestros compañeros del sindicato viene pegando y avanzando. Allí va a estar la posibilidad de encontrar salidas, progreso y avance para todos nosotros.

                                           %%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%